7 de julio de 2006

"El príncipe", de Nicolás Maquiavelo



Básico, y muy entretenido, siempre que te guste la historia.
Hay que leerlo para entender el verdadero significado de la palabra "maquiavélico" y todos sus derivados...


A un príncipe nuevo le es dificilísimo evitar la fama de cruel, a causa de que los estados nuevos están llenos de peligros. [...]
Un tal príncipe no debe, sin embargo, creer con ligereza el mal del que se le avisa, sino que debe siempre obrar con gravedad suma y sin él mismo atemorizarse. Su obligación es proceder moderadamente, con prudencia y aún con humanidad, sin que mucha confianza le haga impróvido y mucha desconfianza le convierta en un hombre insufrible, y aquí se presenta la cuestión de saber si vale más ser temido que amado. Respondo que convendría ser una y otra cosa juntamente, pero que, dada la dificultad de este juego simultáneo, y la necesidad de carecer de uno o de otro de ambos beneficios, el partido más seguro es ser temido antes que amado.
Hablando in genere, puede decirse que los hombres son ingratos, volubles, disimulados, huidores de peligros y ansiosos de ganancias. Mientras les hacemos bien y necesitan de nosotros, nos ofrecen sangre, caudal, vida e hijos, pero se rebelan cuando ya no les somos útiles.

2 comentarios:

Pomps dijo...

me encanta el libro...lo he leido unas cuantas veces...

Te dejo un recomendacion, un librito que estoy leyendo actualmente y me encanta, Historias Marginales de Luis Sepulveda...Espero que lo encuentres por que es muy bueno. Si lo lees despues me cuentas.
Besos.

María dijo...

Apunto la recomendación, ya te contaré :-)
Besos