16 de octubre de 2014

De viajar, de escapar...



Durante los viajes me olvido de mí misma. Mi compañero es otro, mi vida es otra. Como la luna que cambia cada día para iluminar distintos paisajes. Como la luz que juega entre la historia que permanece y la que se va de puntillas. 

Benditos viajes que nos hacen soportar mejor lo que somos, lo que nunca llegaremos a ser...

14 de octubre de 2014

Reflexiones de un fotógrafo aficionado: La chica del tranvía 28

Reflexiones de un fotógrafo aficionado: La chica del tranvía 28





Me estoy emocionando pero es que creo merece la pena ver esta serie de fotografías. Son una delicia, un regalo...

Reflexiones de un fotógrafo aficionado: ¿Esquelas?

Reflexiones de un fotógrafo aficionado: ¿Esquelas?





Ésta es deliciosa, deliciosamente dramática. 

Reflexiones de un fotógrafo aficionado: Amor en las sombras (Conil, 2014)

Reflexiones de un fotógrafo aficionado: Amor en las sombras (Conil, 2014)



Buena lección la de las sombras...

:)

Reflexiones de un fotógrafo aficionado: Living in the past (Frutillar, 2014)

Reflexiones de un fotógrafo aficionado: Living in the past (Frutillar, 2014)



¡Cuántos pensamientos! ¡Ojalá lo supiese cuando era jovencita!
O no...



¡Qué delicia de blog el de Alfredo Oliva!

Reflexiones de un fotógrafo aficionado: Se necesitan pecadores (Zaragoza, 2014)

Reflexiones de un fotógrafo aficionado: Se necesitan pecadores (Zaragoza, 2014)





Me ha llegado al alma esta fotografía. Me ha recordado, incluso, esos tiempos en los que era una niña y decía a las monjas que no quería ir a confesarme porque realmente no tenía pecados.

¿Será eso?

13 de octubre de 2014

De cine español: "El niño" y "La isla mínima"




No. No voy a criticar el cine español porque, es cierto, estos últimos tiempos ha subido la nota. Hay que ser justos también y, además, nunca he dudado de la calidad de muchos de nuestros profesionales de este Arte (cuando lo es).

Podemos decir, eso sí, que cuando la cogemos con algo, la cogemos de verdad. Y es que ahora estos ojos azules de Jesús Castro no nos los quitamos de encima ni aunque miremos hacia otro lado. Hay que reconocerles el mérito y hace bien el actor en explotar la mirada de niño entre bueno y malo y todo lo contrario. Ojalá pueda enseñarnos algún día su talento en papeles diferentes. Ojalá le permitan cambiar de registro y poder demostrar otras cosas. Que se siga preparando, que siga mejorando. Le deseo suerte porque, además, parte con ventaja. O, quizás, con todo lo contrario.

En El Niño encontramos una historia dura, entretenida hasta el desenlace. También real, salvo el papel de Sergi López, que se queda un poco flojito si tengo que poner un pero. Aun así, la recomiendo si no la habéis visto ya. Tosar, como siempre, magistral en su papel de actor. En "los otros papeles", tenemos nuestras diferencias pero se las perdono todas. Por su trabajo; sus trabajos en todas y cada una de la películas que he visto de él, que creo son prácticamente todas las que ha hecho.

En La isla mínima, disfrutamos de una historia con un color especial, con silencios, con momentos. Con buenas interpretaciones, salvo la de Nerea Barros, que no llegó a convencerme, y mención especial y muy merecida al trabajo del gallego Javier Gutiérrez, que es un actor como la copa de un pino y que me gusta mucho más en papeles dramáticos. Si tengo que poner un pero a esta cinta, éste será el de su recorrido entrecortado. Parece que algo no fluye de manera natural, continua, sino que va a trompicones. No sé si me explico. Si la veis, quizá lleguéis a comprenderme. Quizá no.

Me encantaría conocer vuestra opiniones.

Perdida, la película...(Gone Girl)



Perdida. Recomendada. Podría ser Grace Kelly su protagonista.
No puedo decir más. No debo.

Caminando por Madrid: Proteger mejor los comercios históricos madrileños...

Caminando por Madrid: Proteger mejor los comercios históricos madrileños...: Los comercios históricos forman parte del patrimonio histórico y cultural de Madrid. Nos permiten identificar nuestra ciudad. Son part...

12 de octubre de 2014

El sentimiento de identidad nacional

Pues sí. Me siento española a pesar de todo. Porque España no es sólo el país que se muestra en la noticia que toca, el oportunismo político del signo que sea, la ignorancia que sale a gritar frente a la casa del que considera culpable antes del juicio o la que, irónicamente, aplaude al que le roba a la salida de los juzgados.


8 de octubre de 2014

De Ana Mato y las cabezas pensantes...


Respecto a la actual crisis del virus del Ébola, no sabemos (la gran mayoría) lo que ha ocurrido concretamente para que se produjese este contagio. Está claro que las cosas no se han hecho bien cuando se tenían localizados, y supuestamente controlados, los riesgos foco del contagio.

Algo ha fallado y, por la rueda de prensa de ayer, creo que ni Ellos están muy enterados de cómo va la vaina en toda esta situación. Desde luego, el comportamiento en la comparecencia ante los medios por parte de la Ministra, que eludió las preguntas como elude las responsabilidades, me pareció inadmisible. Como era de esperar, no dijo nada, no aclaró nada. No sabe nada, creo yo... Pero nada de nada, hablando ya de la Sanidad en general y de su gestión. Ni siquiera fueron capaces de concretar con seguridad el protocolo a seguir y el protocolo seguido.

Y no. No quiero hacer sangre política porque todos sabemos que este tipo de noticias alimentan mucho a los oportunistas. No se trata de eso...

Que un Ministro de Sanidad debiera ser médico con conocimientos de gestión a este nivel, lo tengo más que claro.
Que no se debieran haber efectuado los traslados de los dos afectados a España, también.

Me pregunto qué sabrán Éstos de interés general, de seguridad sanitaria.
Me pregunto dónde andarían metidos los de la Organización Mundial de la Salud, y demás grupos relacionados con la Sanidad y Salud, cuando se tomaron las decisiones equivocadas.

Tanta cabeza pensante, tanta cabeza pensante...
De todos es sabido que, donde miran mil ojos, no mira ninguno.

5 de octubre de 2014

De conceptos va la cosa...(y de Risto-Rosa)



Últimamente, casi entro solamente en el saloncito para hacer alguna referencia a las entrevistas dominicales de Risto. Quizá sea porque son ellas uno de mis pocos vínculos con el panorama exterior. 

Algo me gusta de Risto y muchas cosas no me gustan de él también. Vive, en cierto modo, de decir lo que piensa mucha gente y, además,  de ese misterio que ya casi roza lo sexual si nos ponemos.

Debo felicitarte, Risto. Felicitarte porque, a pesar de que no llega tu forma ni por asomo a la que empleaba el magnífico loco de la colina, al que yo recuerdo y echo de menos tantas veces en nuestra empobrecida televisión actual, provocas que me acerce a esa cadena con número par y color socialista cada semana. Felicidades por ello. 

Es cierto que me gustan las entrevistas en general pero, lógicamente, un personaje puede ser "explotado" de muchas maneras. Algunos, se entrevistan solos, sin pretender quitar mérito a los trabajos previos. Otros, necesitan a alguien que los agite suavemente. Los más políticos caen en sus propias trampas nada más empezar a hablar y, sin duda alguna, los que abren su corazón a la gente ganan por goleada. Vaya si ganan...
Todo el mundo tiene miserias y, si las muestra al público con cierto don de palabra y naturalidad, provoca una reacción efervescente en un espectador ansioso por ser seducido, televisivamente hablando.

En la entrevista de hoy, que era a lo que iba y me he enrollado como las persianas, ha salido a relucir esa lucha de conceptos que cada vez se enmaraña más. En nuestro país, y supongo que no sólo en el nuestro, existen unas mezcolanzas dignas de estudio, supongo creadas por la manipulación histórica realizada desde todos los lados ideológicos. 

¿Cuántas veces me he preguntado yo que qué tienen que ver los cojones con comer trigo? ¿Por qué muchos llaman fachas a aquéllos que defienden España con los colores de la bandera, por encima de todo,  y sin vergüenza alguna?

Rosa Díez me gusta por unas cosas y no me gusta por otras. Me gustan las mujeres fuertes, seguras, dinámicas, osadas. Lo que no me gusta es que se utilice el populismo para captar votos. Ése, desde mi punto de vista, ha sido su gran error. Como el de tantos...
Pero en este momento-concepto de la entrevista, sí que he tenido que darle la razón: ¿Por qué un nacionalista español es un facha?...

Y sí. Me siento ESPAÑOLA  y no me considero, en absoluto, facha o fascista, si es que alguien sabe a estas alturas de la vida qué significa este término actualmente. 

español, la.
(Del prov. espaignol, y este del lat. mediev. Hispaniŏlus, de Hispania, España).
1. adj. Natural de España. U. t. c. s.
2. adj. Perteneciente o relativo a este país de Europa.
3. m. Lengua común de España y de muchas naciones de América, hablada también como propia en otras partes del mundo.
a la ~.
1. loc. adv. Al uso de España.

nacionalismo.
1. m. Apego de los naturales de una nación a ella y a cuanto le pertenece.
2. m. Ideología que atribuye entidad propia y diferenciada a un territorio y a sus ciudadanos, y en la que se fundan aspiraciones políticas muy diversas.
3. m. Aspiración o tendencia de un pueblo o raza a tener una cierta independencia en sus órganos rectores.

fascista.
1. adj. Perteneciente o relativo al fascismo.
2. adj. Partidario de esta doctrina o movimiento social. U. t. c. s.
3. adj. Excesivamente autoritario.

fascismo.
(Del it. fascismo).
1. m. Movimiento político y social de carácter totalitario que se produjo en Italia, por iniciativa de Benito Mussolini, después de la Primera Guerra Mundial.
2. m. Doctrina de este partido italiano y de las similares en otros países.


¡Menudo cacao!

Pregunta del millón para rematar: ¿Qué demonios significa hoy en día el calificativo "facha" que tanto manosean los buenistas?

Pues eso. Soy todo oídos.

30 de septiembre de 2014

Vuelven las entrevistas



Y, es verdad, unas llegan más que otras. Curiosamente, y aunque ya sabemos que esto sigue siendo televisión, las que más "tocan" son las sinceras de verdad, las relajadas, las que podrían haber transcurrido en un lugar íntimo, en una mesa de la esquina más oscura de un café de otoño.

Ahora, tan acostumbrados a los disfraces y a las mentiras, estas palabras son como un soplo de aire fresco, de esperanza. 

Gracias, Pedro.
Gracias, Risto.

A pesar de la televisión.