22 de septiembre de 2014

A Sabina no le perdono lo de la ceja



Me pregunto si se lo perdonará él algún día (lo de la ceja y aledaños)

He escuchado sus palabras en el programa de Risto y me ha gustado hacerlo. No tanto como su poesía cantada pero sí me ha gustado escucharlas y debo reconocerlo. 

Un hombre canalla que, a pesar de que no me cae muy simpático, debo reconocer tiene algo, tiene mucho. Ha aportado a este mundo no musical momentos convertidos en canciones con letras más que inteligentes. No sabría definirlas. Es casi imposible. Tantos recuerdos me evocan sus obras maestras, que sólo por eso merecería no recibir crítica alguna por ésta que aquí y ahora escribe. Todo sea dicho, hechas todas ellas desde lo más profundo de mis entrañas. Luego entonces, es imposible callarlas.

Me ha alegrado verlo bien. Con ese aspecto de maduro, consciente de que la juventud se ha marchado pero ha merecido la pena. A pesar de todo. A pesar de las tristezas que arrugan la cara y, sobre todo, el alma. Ha cometido errores pero se los perdono. Se los perdono porque creo que ha sabido detectarlos y ha seguido adelante. Con filosofía y, en ocasiones también, con alguna recaída.

A veces, las utopías nos matan. A todos. Otras veces sólo duelen, si son vistas desde la lejanía. Intocables, como diosas que iluminan únicamente nuestros sueños y nada más.

Felicidades, Sabina. A pesar de todo.

De presidentes guapos y sonrisas de medio "lao"...



No. No voy a poner verde a Pedro Sánchez porque, sinceramente, no me cae mal. Es difícil caer mal cuando sólo se dicen cosas bonitas mientras se juega con la sonrisa de medio lado.

Sí que voy a opinar sobre su aparición en programas dignos de otros circos. Algunos defienden que es positivo que los políticos acudan a estos foros para soltar la retahíla porque es aquí donde se encuentran los ciudadanos, los potenciales votantes al fin y al cabo.

Bueno, cada uno puede pensar lo que quiera. Mi punto de vista es totalmente diferente. Quiero políticos serios y no colegas. Quiero gobernantes formados, profesionales, con experiencia en el sector privado y, sobre todo, que sepan qué se traen entre manos que, en este caso, es un asunto muy delicado e importante: nada más y nada menos que la gestión de un país.

Pedro, esto de papá y amigo no funciona. Créeme.
¿En qué estás pensando? ¿te interesan sólo los votos o también España?

17 de septiembre de 2014

De buenismos, lanzas, toros y redes sociales...



No se trata de defender al Toro de la Vega porque, desde luego, no es lo que pretendo. Lo que sí que voy a criticar es el buenismo que lo inunda todo cuando alguien menea algún tema que interesa por motivos varios. Me refiero al buenismo hipócrita de tantos, que sueltan por la boquita unos párrafos dignos de coronas angelicales, aunque luego se la estén clavando por la espalda al vecino. 

El otro día, escuchando a Jorge Javier en su Sálvame, daban ganas de llorar por sus palabras tan "sentidas" con respecto al Toro de la Vega. Una persona como él, que lleva viviendo de acribillar a la gente casi toda su vida, nos va a dar ahora lecciones de algo ¡Era lo que faltaba!. Después están esos actores y demás artistas e intelectuales varios rompiendo lanzas, a los que, curiosamente, hace mucho tiempo que no vemos en la palestra y esto les viene que ni pintado.

Y da igual que sean el toro, la dieta vegana, la defensa de los saharauis o cualquier otra causa. 

Las redes sociales, con su increíble y temible facilidad para esparcir cualquier cosa, ya han hecho su labor. Han provocado que todos nos acordemos ahora de este toro y agitemos también las campañas pretendidas. 

Mañana aparecerá otra historia y nos olvidaremos de la anterior porque ¡será por causas en este mundo loco!

15 de septiembre de 2014

Con "v" de vergüenza

Se trata de un artículo que he leído sobre el tema catalán, que tanto protagonismo tiene últimamente. Me gustaría dejarlo en el saloncito para quien lo quiera leer. A mí todo este asunto me parece un absurdo, la verdad. No se habla de consecuencias porque no se conocen las consecuencias. Nadie las conoce. Absolutamente nadie. No hay un proyecto serio, estudiado y meditado. Sólo palabrerías vacías que prometen sueños de ¿libertad?. 

Por mí que voten. No tengo inconveniente. Pero...¿qué demonios van a votar?...(me pregunto yo para mis adentros). 

Os dejo el artículo a continuación y el enlace al mismo.



Pasó la Diada sin pena ni gloria. Pasó lo que tenía que pasar: cientos de miles de catalanes –y no catalanes, lo cual es aún más sangrante- salieron a la calle a celebrar un aniversario de guerra, de separación y de enfrentamiento civil, catalanes contra catalanes, españoles contra españoles. Las naciones grandes, los países que de verdad se sienten como tales y han aportado y aportan mucho de sí mismos al progreso de la humanidad, celebran aniversarios de hechos históricos que sirvieron para construir, para ‘crear’, para reunir, para reconciliar, para dar ejemplo…

El nacionalismo catalán optó por celebrar el aniversario de un hecho de división, de violencia, de sangre de hermanos derramada por hermanos. Pero lo cierto es que en las calles de Barcelona, formando una V que quería simbolizar la v de la Victoria, de Votar, de Voluntad, había mucha gente. No esos casi dos millones que dicen los nacionalistas, pero mucha gente al fin y al cabo. ¿Alguien pensaba que sería de otra manera? No, pero tampoco esta vez han sido más que en otras anteriores, es decir, el independentismo tiene sus seguidores que no son todos los catalanes, se sabe movilizar muy bien, y punto.

La ‘v’ que disciplinada y uniformadamente formaron el jueves miles de catalanes para seguir alimentando la ensoñación de parte de un pueblo engañado por las mentiras del nacionalismo, no es la ‘v’ de votar porque nadie va a votar al menos legalmente el próximo 9 de noviembre y cualquier otra opción fuera de la legalidad es papel mojado, ni es la ‘v’ de victoria porque no habrá victoria que valga y sí una enorme frustración, ni es la ‘v’ de voluntad porque la voluntad de seguir juntos será siempre mucho mayor que la de separarse.

La ‘v’ que formaron miles de ciudadanos el pasado jueves en las calles de la Ciudad Condal es la ‘v’ de vano porque no hay nada más inmoral, más frívolo y falso, que engañar a un pueblo haciéndole creer que puede alcanzar lo inalcanzable con el único fin de tapar la propia necedad y la incapacidad de gestión. Es la ‘v’ de vanidad porque todo este lío no es más que el fruto del afán excesivo y predominante de un nefasto dirigente político empeñado en pasar a la historia como el hombre que liberó a Cataluña… de nada, porque de nada hay que liberarla si ya es libre.

Es la ‘v’ de vejación, del maltrato y la humillación sufridos por miles de catalanes que sintiéndose españoles han sido orillados y excluidos por el nacionalismo. Es la ‘v’ de velación, porque si como de un velo se tratara una espesa cortina de falsedades y mentiras ha tapados los ojos a la realidad de otros miles de catalanes estafados por el nacionalismo. Es la ‘v’ de veneno, porque como tal ha actuado el nacionalismo introduciendo en el cuerpo social de la Cataluña ciudadana el virus mortal del soberanismo que acabará siendo letal para su propia subsistencia.

Es la ‘v’ de vengativo porque con ese espíritu, polo opuesto de la concordia y la reconciliación que alumbró la Constitución del 78, el nacionalismo ha ido sembrando la sociedad catalana de un odio irracional hacia todo lo español. Es la ‘v’ de vicio, porque de vicios y hábitos contra la convivencia se ha forjado una manera de gobernar que solo ha traído división y enfrentamiento. Es la ‘v’ de victimismo, de ese empeño casi patológico de culpar siempre a España de los males que padece Cataluña y que casi siempre tienen su origen en la mala gestión de sus propios gobernantes.

Es la ‘v’ de vileza, de la falta de valor, de la cobardía, de la ingratitud y la ausencia de nobleza y lealtad con la que el nacionalismo ha actuado siempre en su relación con España, y de la bajeza moral, el desprecio a la verdad y el servilismo con el que se ha engañado conscientemente a todo un pueblo. Es la ‘v’ de villanía, porque sólo una pandilla de villanos serían capaces de conducir a su propio pueblo al abismo de su autodestrucción sabiendo de sobra que nada de lo prometido es factible de alcanzar.

Es la ‘v’ de vómito porque eso y no otra cosa es lo que produce ver como el nacionalismo y sus dirigentes se han aprovechado de la buena fe de la gente para sus propios intereses políticos y personales como se está viendo con el ‘caso Pujol’. Es la ‘v’ de vulgar por la forma tosca y carente de cualquier educación con que el nacionalismo utiliza el lenguaje para dirigirse a quienes no piensan como ellos. Y es la ‘v’ de vergüenza… ¿porqué? Por todo lo anterior y porque de su ausencia nace la audacia de los ignorantes.

Ya no va a llegar la primavera...



Hoy ha fallecido Isidoro Álvarez, Presidente de El Corte Inglés. 

Llegan ahora las críticas, los chistes de mal gusto sobre la persona fallecida aún caliente. No podía ser de otra manera en este país, plagado de absurdos tantas veces. Así nos luce el pelo...

Es cierto que El Corte Inglés ha aplicado algunas políticas poco acertadas y, en ocasiones, incongruentes. Pero conozco a personas que llevan trabajando en esta empresa desde hace muchos años y a algunas a las que El Corte Inglés ofreció sus primeras oportunidades laborales. Este hombre, lo quieran o no, ha generado empleos en España. Muchos empleos. Existe muchísimo trabajo detrás de este gran proyecto que empezó de la nada, responsabilidades asumidas, creación de riqueza. Esto, no debemos olvidarlo, hay que valorarlo como se merece. 
Ahora, es cierto, tiene que dar un vuelco a su gestión porque, creo, se ha quedado atrás en muchas cosas. El mercado ya no es el que era y El Corte Inglés tiene que posicionarse con cabeza. Que no olviden las cabezas pensantes que, si pago más, quiero más y mejor servicio. En términos generales, el servicio ha perdido la calidad que tenía hace ya tiempo.

Lo que sí deberíamos tener claro es que necesitamos empresarios grandes. Ahora más que nunca. Personas inteligentes dispuestas a generar riqueza. Necesitamos, más que nunca, puestos de trabajo.

Y sí. Estos empresarios tienen que ganar dinero. Mucho dinero. Si no, ya me dirán ustedes...

Descanse en paz, Isidoro Álvarez.

13 de septiembre de 2014

La primera vez que Emilio Botín no llega a fin de mes



Éste es uno de los chistes que pululan por internet a raíz del reciente fallecimiento del banquero español Emilio Botín. Y, es cierto, no niego que apareció en mi rostro una ligera sonrisa, por la ocurrencia, cuando lo leí por primera vez. Lo que ya no me parece nada bien es el ensañamiento con los muertos que existe hoy a nivel público.

No voy a ser yo la que defienda el sistema bancario, los poderes financieros en general, pero tampoco creo que se deba actuar de esta manera; especialmente en las redes sociales y en los programas progres y "extremadamente respetuosos" de la televisión. Cobardes dispuestos a enriquecerse con la carroña de los demás; los que ya yacen muertos y con los que pocos se atrevieron cuando estaban vivos. Al menos, todos debiéramos meditar sobre este asunto.

Hombre inteligente, sin duda. Creador de un monstruo que enriqueció a muchos y que empobreció a otros tantos también. La cuestión se encuentra en el resultado final de esta balanza. Yo lo tengo claro: la banca ha mostrado y demostrado abiertamente el peor lado del ser humano; uno de los más desoladores. 

Ojalá se hubiese empleado mejor la gran mente de Botín.
¡Ojalá!

Descanse en paz.

7 de septiembre de 2014

Nostalgias como las de antes...




Campurriana Campu ha compartido la foto de Yo fuí a EGB.

¡Qué recuerdos!
Aún la tenemos en el pueblo...





Para que no te vuelvas a quejar cuando te toque limpiar la vitro.



Regresada de un fin de semana caluroso y lluvioso a la vez. Este año el cuerpo me pide playa porque apenas la ha saboreado este verano. Me pide playa y me pide contacto con lo que más quiere, que son las personas. Las que duran menos que las cosas. No lo olvidemos.

Aunque, es cierto, adoro ciertas cosas.