12 de noviembre de 2018

Escribiendo




Cuando hablamos de amor, quizá no estemos hablando de amor ni por asomo. Estoy segura de que hay personas que mueren sin conocerlo, sin catarlo siquiera. Yo, por suerte o por desgracia, moriré habiendo caído en sus redes salvajes, adorables, crueles también. 

De boca en boca, he ido navegando y naufragando. He cruzado, desde los ríos más caudalosos hasta las bellas estepas, desde los desiertos más duros hasta los bosquecillos de cuento. 
Al final, siempre estaba él. Esperándome. Amenazando con sus palabras impredecibles, sus abrazos llenos de amor, sus miradas tiernas o misteriosas, sus silencios, sus acercamientos inesperados...

Y, suspirando, regreso de nuevo a mí. Al tiempo de la meditación, del desorden, de la sorpresa, de la adivinanza.

3 de noviembre de 2018

La mano que aprieta



Abro los ojos y descubro la sensibilidad del hombre que pulía los cuerpos como se pulen los corazones con los sentimientos que salen del alma, de lo más profundo de nuestras entrañas. 

¿Y puede alguien conocer el cuerpo humano de semejante modo? ¿Puede tallarse en un bloque de mármol con tanta precisión y belleza? ¿Puede identificarse el momento exacto para formar la arruga, la hendidura en la piel, la sensualidad que provoca ese toque mágico, el genio hecho hombre o el hombre hecho genio?

Pasaría la eternidad admirando estas esculturas. No me cansaría de dar vueltas alrededor de ellas. Nunca me cansaría.

Si Dios no existe, entonces debe de haber otra explicación no menos alejada de este concepto creado, manipulado, tergiversado si quieren...

14 de octubre de 2018

Refugiada


Fuente de la imagen

Me han preguntado recientemente que por qué no escribo ya en el saloncito con tanta frecuencia. Me ha dado pena pensarlo. De repente, me han venido a la cabeza tantas y tantas personas... Desde 2006, ando por aquí. Por estos mundos virtuales que han dejado de denominarse así porque ya son más reales que los que se pueden tocar. 

Hoy uno ya se entera de muertes y nacimientos a través del WhatsApp. Hoy ya dejamos de llamar a las personas queridas porque nos ven pululando por las redes y las vemos... Es como si estuviésemos conectados y tampoco es así. Unas cosas no substituyen a las otras, por mucho que queramos pensarlo. Nos hemos alejado pero, es cierto, también nos hemos acercado. Todo depende de las relaciones construidas. Hay personas con las que se ha compartido tanto a través de estas teclas, que son mucho más conocidas por nosotros que por sus propios "cercanos". No sé si me explico... Es esa magia tan machacada de los blogs...de estas bitácoras tan nuestras. Como un pedazo de nuestras almas que quedará escrito para siempre en algún lugar... Y digo blogs como podría decir correos electronicos... No así las redes sociales, que las veo más frías, más rápidas, más distantes, más fingidas, más líquidas...

Todo ha cambiado mucho. Es verdad. También sigo pensando que los blogs son sitios especiales. Como islitas de realidad y de nostalgia, dentro de esta corriente continua que son las redes. Es curioso que ya empecemos a hablar de "nostalgia" dentro de lo virtual. El tiempo vuela...

Quizá, haya influido en mi ausencia virtual, el bajón producido en los blogs, la marcha de amigos que me tiraban de las orejas directamente si no escribía... Pero creo que lo que más ha influido es la decepción y el aburrimiento extremo que me empezaba a producir la actualidad que nos rodeaba, la necesidad de alejarme, el no pasar sentada ni un minuto libre del día frente al ordenador de sobremesa... Y es que necesito sentarme tranquila, con un teclado como Dios manda, para expresarme por medio de palabras escritas; meditadas o no tanto... Lo no meditado, pienso, es muy valioso. Es lo que sale de las entrañas sin procesar...lo que dice tanto también...

Pues aquí me tenéis. De nuevo, sentada en el sofá del saloncito. Debo decir que me he resguardado en los libros...que me aportan mucho. Y en el estudio, en la montaña, en el mar...en la naturaleza que llevamos dentro y que tenemos fuera. Bella y cruel. 

10 de septiembre de 2018

Heridas abiertas (Sharp Objects)



Acabo de empezar a verla. No tengo, por tanto, información suficiente para emitir un juicio personal con fundamento sobre esta serie. Sin embargo, me apetecía aplaudir hoy en el saloncito a una actriz que se me clava en el alma cuando la veo. Sin duda, una de las mejores actrices del panorama actual: Amy Adams. Si la serie no me gusta, que por el momento sí que la veo bien trabajada, sé que, al menos, ella no me defraudará. Nunca lo hace.

Sus expresiones tan sentidas, tan profundas, tan humanas...son realmente demoledoras. Sus ojos, su forma de actuar, la representación tan real de dramas personales que guardamos todos y cada uno de nosotros en nuestro interior...

Simplemente por ella, estoy segura de que la serie ya nos aportará algo. Mucho.

Si hay algo que me atrae, es precisamente ese trabajo psicológico de las artes. No hay nada más emocionante que indagar en el desarrollo de la personalidad humana. 

Para tomar nota.

4 de septiembre de 2018

Call me by your name


Fuente de la fotografía

Ayer vi esta película y la disfruté de principio a fin. Es una historia que se vive en el cuerpo y alma de un adolescente. Sus sentimientos, tan a flor de piel, palpitan en el propio espectador maravillado. Así me imagino a los espectadores de este tipo de cintas; Maravillados ante semejante interpretación de sentimientos tan profundos, tan delicados, tan cuestionados injustamente. 

La interpretación, la propia vivencia relatada, los mecanismos del ser humano para evitar lo inevitable. 

Enhorabuena. 

Un sueño cumplido (y por cumplir)




Recientemente, he pisado tierras de "safari". Uno de esos sueños que tenía desde niña.

No me canso de observar a los animales. Podría estar horas y horas viendo a un león en plena siesta, o a una hiena con sus crías, o a un avestruz cortejando a su potencial conquista... Podría estar horas disfrutando del baño terapéutico de un hipopótamo o de la espera eterna de un cocodrilo. Podría degustar, con permiso de los animalistas, una escena de caza o de apetito carroñero; algo que realmente acerca al verdadero sentido de esta naturaleza que nos acoge y de la que nos alejamos tanto últimamente (o no, según se mire...)... 
Y los babuínos haciendo de las suyas... También, las gacelas de Thomson saltando con su graciosa agilidad, los eland imponentes desafiando a aquéllos que pretenden hincarles el diente... 
Los vigilantes topis, los castigados ñus, las cebras con su temperamento escondido bajo las rayas que despistan, los búfalos con esa mirada tan intrigante como temible...
¿Y qué me decís de los preciosos marabús africanos? Digo "preciosos", porque me parecen realmente curiosas estas aves despeinadas...
¿Y el pájaro secretario? ¿y la elegancia de las grullas? ¿y el color del plumaje de la carraca lila?

Perdonad mi verborrea. Realmente, regreso emocionada. Incluso, a pesar de los riesgos que supone un viaje como éste y a pesar de los intereses varios que provoca el turismo, especialmente en estas zonas.
Aconsejo prudencia antes de la contratación del viaje y durante el mismo. Y, sin duda, un toque aventurero en el bolsillo.

De momento, aterrizando...
Nunca se aterriza del todo cuando uno se acerca a las realidades de este mundo que guarda tantos absurdos. Y me refiero ahora a las desigualdades, a la falta de recursos esenciales, a la corrupción por dinero...

Y me llevo algo: Es gente buena.  A pesar del daño que ha hecho allí el hombre blanco... A pesar de que no se ha permitido evolucionar a un pueblo de forma natural. Con sangre o sin ella. Como hemos evolucionado, en cierto modo, los demás.
Un tema complejo y de análisis profundo. Sin duda alguna.

Lectura recomendada: El sueño de África de Javier Reverte.

25 de junio de 2018

El Ministro breve












Me pilló fuera de nuestro país esta noticia. Conocía a Màxim por las redes sociales. Es un adicto a ellas y, por lo que se ve, no ha dejado de serlo. Parece, por un lado, un hombre que se gusta. Por otro, un hombre al que le gusta gustar. Y, por último, un hombre que también demuestra una importante inseguridad, al querer saber qué piensan de él tras el desgraciado momento que le ha tocado vivir. Por ello, no ha dejado de enviar mensajes al espacio virtual, tras el desagradable suceso que le ha encumbrado a los libros de Historia de España.

Pero también Màxim conoce la fugacidad de este mundo de noticias que hemos creado entre todos. El mundo líquido en el que vivimos. Hoy eres un sol y mañana lo peor de lo peor y viceversa. Somos tan básicos, que la manipulación de la opinión pública es tremendamente sencilla.

El papel de su madre ha sido fundamental. También, su discurso enfadado. Quizá, no con falta de razón, aunque sí con falta de precisión en sus palabras.

No sé si se lo había dicho a Sánchez. Nunca lo sabremos, en realidad. Tampoco importa demasiado. Lo que importa de verdad es que conozcamos, al menos, la sociedad en la que vivimos. A partir de ahí, todo es relativo.

Màxim, creo que no hay mal que por bien no venga. ¡Cuántas veces lo habrás escuchado ya a estas alturas!

7 de junio de 2018

Pedroooooooooo (con actualización)



A día 7/6/2018 a las 19:41h:

Acabo de conocer la composición del nuevo Consejo de Ministras y Ministros de Sánchez y debo decir que me ha sorprendido positivamente, bajo una visión general. En gran parte, debido a las no concesiones a Podemos y nacionalistas, así, a bote pronto.

Quizá, la presencia de un astronauta me parezca un tanto exótica pero, en principio, nada equivocada. La presencia también de un adicto a las redes sociales, entre otras tantas cosas, como lo es Màxim Huerta, de un atrevimiento increíble, de una valentía digna del más puro surrealismo o inconsciencia política, y de una modernidad un tanto positiva también. No dudo de la capacidad de Màxim pero, ¿Qué queréis que os diga? Me cuesta verlo ahí con cartera ministerial.

En general, un equipo fresco, joven, con ganas de hacer cosas y cambiar visiones ancladas en un pasado pesado. Un equipo con más color al que nos tenían acostumbrados últimamente, formado, con experiencia en los distintos sectores de la sociedad y con conocimiento de esa Europa que nos observa atenta y de esa Cataluña que aguarda.

Pedro, debo decirlo, me has sorprendido con tu elección. Hay ya negruras en tu Gobierno pero es difícil que no las haya. Soy consciente de ello. Por mí, un voto de confianza y ¡al toro! Aun, a pesar de que no lo tenéis nada fácil para gobernar a priori.




A día 4/6/2018 a las 22:33h:





Hoy he releído las entradas del saloncito que hacían referencia a Pedro Sánchez. Me he quedado sorprendida porque ya son unas cuantas... Más de las que yo recordaba, la verdad. Creo que ya no tengo mucho más que añadir. Por desgana, aburrimiento, alejamiento... Todo lo que me produce hoy en día esta política nuestra. 

Y sí. En realidad, estoy sorprendida con los hechos recientemente ocurridos en nuestro panorama político. Ya no esperaba este paso por Moncloa de nuestro guaperas, pero ahí está; redecorando con Begoña sus futuros y, ya presentes, aposentos. Yo le deseo valor y suerte. También, sentido de Estado. No quisiera estar en su piel porque, sólo de pensarlo, me agoto. Demasiadas voces discordantes y consentidas. Demasiadas.

Pienso en ESPAÑA y sufro.