24 de julio de 2014

Si yo fuese ellos, no recogería estas medallas.


Vuelvo a actualizar esta entrada en recuerdo de todas las víctimas del accidente que ocurrió hace exactamente un año en Santiago de Compostela.
Ojalá sirva para algo tanto dolor. 
Ojalá sirva para que muchos se conciencien del daño que puede provocar la codicia.


Entrada publicada el pasado 17/07/2014 en este blog:

 


Lógicamente, no porque los colectivos y personas involucrados en las tareas de apoyo a las víctimas no merezcan estos reconocimientos y muchísimos más, sino porque la medalla concedida por parte del Gobierno debiera ser otra, de cara a la sociedad en general y de cara a cada una de las víctimas y sus familiares en particular. Lo pensé en su momento, y así lo expuse en el blog, y sigo pensando lo mismo un año después. 
Es triste tener que ver lo que se ha visto desde entonces y, lo peor de todo, adivinar el futuro con tantísima claridad, tanto acierto.

A día de hoy, seguimos corriendo riesgos evitables en sistemas que nos venden como super-avanzados, por la falta de responsabilidad de los que tienen mayores responsabilidades en todos estos asuntos de Estado.

Tienen que conocerse los motivos de este accidente, que creo se conocen muy bien, y tienen que responder todos y cada uno de los responsables.

Lástima de visión cortoplacista en la Política con mayúsculas. Lástima de sistema en el que un voto vale mucho más que la justicia, el respeto a los ciudadanos, la profesionalidad, la seguridad.


Y una canción...

Mensaje para los que aún lo necesitan

22 de julio de 2014

Momentos de ciudad






Si pudiese, me dedicaría a viajar eternamente. Hasta que se me cayese el rabo. 
Sería más sabia. Tendría la mente más abierta. Estaría de mejor humor.  



20 de julio de 2014

El entrañable Blas Castellote



Me acabo de enterar. Ha fallecido en un accidente de tráfico el actor Álex Angulo.
Lo he sentido muchísimo. Recuerdo con especial cariño su personaje de la serie Periodistas.

Descanse en paz.

18 de julio de 2014

¿Es de verdad la cuenta oficial del partido?



No lo sé pero en principio todo apunta a que es una de las cuentas del partido.

Ésta es una de las formas a través de las cuales los políticos huelen cómo respiran los navegantes de las redes e idean así más fácilmente su "programa electoral a medida", con el fin de conseguir los codiciados votos que les llevarán al poder de alguna manera.

Internet les ayuda mucho. De las críticas se aprende pero, desgraciadamente, no para sacarnos del atolladero sino para decirnos lo que estamos encantados de escuchar a pesar de lo que en un futuro se haga "dadas las circunstancias actuales", ya saben...

Lo cierto es que es muy triste que el Partido Popular recurra a estas artimañas. Insultan la inteligencia de los potenciales votantes una vez más.

Que conste en acta, que no sólo pienso que actúe de esta manera el PP. Ha sido este tuit, sin embargo, el que se me ha cruzado por el camino recientemente.

Acojonadillos están un rato y así lo han demostrado hasta ahora. Incluso, el PSOE está intentando hacer su lavado de cara a costa del todopoderoso Rubalcaba.

Por cierto, me han dicho que nuestra Reina Letizia tiene una cuenta con un perfil falso. Lo digo para que se anden con ojo...

No vayan a dar demasiadas pistas, ya saben...

15 de julio de 2014

La vida de Adèle



Hacía tiempo que el cine no me acercaba a la vida real; a la vida que podemos tocar con la punta de los dedos cada instante de palpitación. Porque la vida está llena de estas palpitaciones, de los sentimientos expresados a través de ellas. 

Y son estas sensaciones las que nos hacen únicos, diferentes a todos los demás que fluyen alrededor de nosotros como fondo amorfo de una fotografía.

Magistrales las dos actrices protagonistas. Su naturalidad, su belleza... Perfectas para la historia que nos pretenden contar. Una historia de respeto, de sufrimiento, de planteamientos constantes.

Gracias por devolverme la esperanza a través de un cine que sí ha sabido comprender al ser humano que llevamos todos dentro. 

Un cine que ha dado tiempo para las explicaciones que tantas veces pasamos por alto y que, curiosamente, son la clave del comportamiento de las personas.