5 de abril de 2020

Fuente de la fotografía

Se ha ido Aute.

Su música, sus letras..., me han acompañado a lo largo de la vida. Como a tantos otros.
Me llevan, especialmente, a una época de juventud enamorada. Su obra ayudaba a enamorarse más; más si cabe... Incluso, sufriendo. Sufriendo es cuando uno parece que está más enamorado. Somos así de absurdos, qué se le va a hacer...

A medida que van transcurriendo los días, los años, vamos entendiendo mejor sus palabras tan llenas, tan plenas. Porque hemos sufrido más, hemos llorado más. Hemos vivido más, en definitiva. Y Aute tocaba la fibra más sensible, más dulce, más difícil también. El dolor, nos lo ha demostrado él, puede vestirse de una manera tan bella...

Se va un hombre que ha aportado mucho. Su trabajo permanece para colorear los momentos que nos quedan. Yo sigo y seguiré escuchando tu música. Queda la música...
Me sirve como terapia.

Gracias, Aute. 
No te olvidaremos. 
Nunca.

30 de marzo de 2020

Coronavirus: Voy a regresar al ARTE


Fuente de la imagen

En estos tiempos que estamos viviendo, me voy a refugiar también en el ARTE. 

He elegido hoy al pintor de la soledad: Edward Hopper. Es uno de mis favoritos. Me mete en sus cuadros como quien agarra por el cuello a su vulnerable víctima. Me atrapa de tal manera, que podría vivir entre sus obras para siempre; Para disfrutarlas pero, sobre todo, para sufrirlas. Esa soledad retratada es la soledad que los hombres temen. La soledad no deseada por estar tan próxima al miedo. A pesar del color de sus trabajos, Hopper consigue inquietarnos. Vaya si lo consigue.

Quizá, en otro momento de mi vida, observaría este cuadro y vería a una mujer en calma, a juego con el paisaje que la rodea. Hoy veo preocupación, incertidumbre, impotencia. La miro y siento lástima. Rodeada por un entorno infinito, vacío, inquietante, parece un barco a la deriva que se resigna al destino que le espera. El que nos espera a todos tarde o temprano.

24 de marzo de 2020

Coronavirus


Fuente de la imagen


Escribiré un poquito más a lo largo de estos días de cuarentena. Hoy me quedan pendientes varias tareas en casa, pero sí quería contactar con vosotros en esta época tan difícil que nos está tocando vivir.

Esta situación, sin duda, marcará un antes y un después en TODOS nosotros. Saldremos reforzados pero, desgraciadamente, a un precio muy alto. Ya nos hemos dado cuenta también de que no somos tan importantes. Y nos pararemos a pensar tantas cosas... 

Espero seamos conscientes de la importancia de tomarnos en serio esta consigna de QUEDARSE EN CASA. Por los demás, además de por nosotros mismos.

Y, desde luego, todo mi apoyo a las personas que no pueden teletrabajar y que siguen ahí al pie del cañón para que esta sociedad siga funcionando y pueda salirse de esto con el menor daño posible.

Un recuerdo especial a las personas mayores. Que se cuiden, que se relacionen por otras vías, que descansen. Que también se muevan un poquito por casa y hagan algo de ejercicio. Y que desconecten de las noticias. Está bien estar informados pero, por salud mental, debemos además realizar tareas que nos enriquezcan y nos animen a lo largo del día.

Cuidaos mucho.
Seguimos en contacto.


25 de febrero de 2020

Utoya. 22 de julio




Después de bastante tiempo, me he encontrado de frente y de casualidad con una película que me ha gustado. Su forma, su fondo, su mensaje. Una historia escalofriante sobre los atentados ya conocidos por todos, que se centra única y exclusivamente en el pavor vivido por las víctimas; Tanto nos acerca a ellos, que somos finalmente uno de ellos, tragando tierra, lágrimas, impotencia... Vemos sólo desde lejos al asesino y escuchamos, como golpes terribles en el alma, los disparos continuados llenos de odio, de frialdad, de una locura que él justifica después, sin síntomas de arrepentimiento, con una sonrisa.

Somos salvajes. Somos también humanos, con nuestros miedos y nuestra calidez.

Recomendada.

11 de febrero de 2020

Y yo me pregunto sobre Dolor y gloria...




Os pregunto una cosa. Me gustaría que alguien me explicase el sentido de esta película. No se trata de hacer una crítica destructiva, pero es cierto que salí del cine con una sensación triste, porque me planteé eso del éxito continuado e inmerecido en determinados momentos (lo de echarse a dormir, ya sabéis). 

Esta vez, no me ha hecho sentir nada Almodóvar. Incluso, por momentos, llegué a aburrirme, a desear que finalizase una historia a la que no veía interés ni hilo conductor con "xeito".

Su cine, allá por los ochenta y noventa, sí me removía por dentro... Incluso, alguna película de los últimos tiempos. Es verdad que últimamente me decepciona. Y no estoy hablando de su persona, sino de su cine. Aún así, sigo viendo sus trabajos porque, en mi caso, ya es casi una tradición. 

Es cierto que el cine de Almodóvar se recordará siempre y Pedro ha logrado crear de forma diferente a los demás, que no es nada fácil. De momento, son cintas que no envejecen bien en general pero, cuando pase a la eternidad, seguro que cambia la percepción de su obra.

Debo decir, para ser justos, que las interpretaciones de Julieta Serrano y Asier Etxeandia son muy buenas. También trabaja bien Antonio Banderas.

Pero a la película le falta lo principal. Esa virtud que tienen pocas; Que provoquen que te centres en la historia olvidándote de que estás viendo una película. Que te olvides, incluso, de que estás en una sala de cine o en el salón de tu casa con la ropa sin tender en la lavadora. En ésta, aparecen esos silencios entre escenas, esos momentos que cortan el dulce correr de las grandes historias del cine...

Me encantaría que me contaseis algo. Me encantaría.

12 de enero de 2020

Vida Perfecta, la serie







La vi hace tiempo pero no escribí nada en el saloncito sobre ella. Es otra de las series que me ha entretenido y he sido capaz de ver hasta el final; cosa extraña en mí. 

La vida da un vuelco, como lo dan todas en un momento u otro de la existencia tan compleja que nos abraza, y una se descubre en una situación que, a priori, sólo imaginaría en alguien totalmente lerdo. Pero no; Una que es tan lista y tan equilibrada, se pierde como un camarón que se duerme entre corriente y corriente.

Me centro en el personaje que interpreta Leticia Dolera pero los demás no están sin historia tampoco. El matrimonio, los hijos, la soledad, el sexo, la huida, la edad...

La serie es, sobre todo, un canto a la amistad. A arroparse con los otros cuando tengamos frío, al dolor que se sufre en compañía si uno quiere... Es, en definitiva, un canto a la dificultad de la vida y a esa salida que siempre está ahí, por muy difíciles que parezcan las cosas al principio.

Felicidades a todo el equipo. Una serie fresca, fácil de ver y, además, con profundidad más que suficiente para continuar analizándonos. ¡Si es que damos para mucho!

23 de noviembre de 2019

Joker

Tipo: Fotogramas
País: Estados Unidos
Desc: Joaquin Phoenix


Una gran película. Hay gente que no opina lo mismo pero yo salí del cine satisfecha. El ambiente creado, el personaje, el mensaje que nos recuerda ya a otros mensajes vividos recientemente, sufridos también... 

Quizá, mi crítica es más suave porque me olvidé de Batman y me centré en el drama y en la psicología humana. Cuando nos adentramos demasiado en la mente de los hombres, el caos latente puede llegar a explotar de una forma hasta lógica. Porque el caos del mundo lo guardamos inconscientemente en esta caja que todos tenemos, que es la caja de Pandora.

He llegado a sentir algo positivo por este hombre sensible en un mundo insensible. Y, por supuesto, por este actor que lo interpreta. Hace un gran papel y ha creado un personaje vulnerable al que no podemos odiar ni por asomo. Todo lo contrario.

Felicidades.