26 de marzo de 2015

Accidente A320 de Germanwings



Lo cierto es que me siento (soy) tan incrédula a la hora de leer las actualidades que nos cuentan los medios, que ya he recibido unas cuantas críticas por parte de muchos que habitan mi entorno cercano por este motivo. "No se puede vivir sin creer nada de los que nos cuentan" "¿Qué nos queda?" bla bla bla
Es que no puedo evitarlo. No puedo evitar pensar que lo que nos van a contar no se va a parecer ni de lejos a la realidad. Y ya no por error sino por intención. Y ya no por intención de la buena (veáse "calmar los ánimos de la opinión pública"), sino por intención de la mala.

Es cierto. Creo que no todo debe hacerse público. Sería una total ignorante si creyese lo contrario. De ahí a que nos tomen por tontos-generadores-de-pasta, va un mundo.

En fin. Haya ocurrido lo que haya ocurrido en este caso, espero que sirva para evitar posibles futuras tragedias. Para ello, es muy importante conocer lo sucedido. Que, al menos, los que tienen en su mano corregir posibles errores, tengan también la información real.

El morbo que nos lo dejen a nosotros. Y a los que lo remueven con tanto salero y con tanto beneficio.

¿Qué importan las familias a una sociedad que tiene empatía 0?

25 de marzo de 2015

Un viaje son mil viajes


Hoy os dejo una fotografía de una noche en Times Square; esa plaza que no es plaza y que, os lo aseguro, con una vez que la veamos en la vida es suficiente. Al menos, a ciertas edades...

¡Menuda locura de sitio!

22 de marzo de 2015

El Arte nos saca de aquí...



Ferrol es una ciudad rota. Los que gestionaron en su día su futuro, se agarraron al pan para hoy a pesar del hambre para mañana. La culpa está un poco repartida entre muchos pero, obviamente, más culpables son unos que otros.
Me da pena. Me da pena pensar que podría estar ahí arriba y sigue luchando por no desaparecer. Digo "luchando" aunque sienta que su lucha precisa de mucha más fuerza, de mucho más ánimo por parte de todos aquéllos que han tenido y siguen teniendo una relación especial con la ciudad. 
Quizá algún día, algún príncipe azul salga de uno de sus cuadros para sacarla del vacío existencial en el que dormita desde hace ya mucho tiempo.

Despierta, Ferrol.
Yo, al menos, estoy convencida de que tienes mucho que ofrecernos.

Historia de las Meninas de Canido (a quién le pueda interesar...)

19 de marzo de 2015

Desayunando...



...sin planificar nada salvo caminar las horas del día en una ciudad que, por su tamaño, su ambición y su prisa, te devora sin piedad si no tienes el ánimo calmado y te acaricia, como el amante furiosamente enamorado, si te sientes deliciosamente vivo...

16 de marzo de 2015

Mejor mirarse el ombligo que ver la tele...

 Hacía tiempo que no ponía nada de mi amigo Dragó. Como estoy sensible con los contenidos que nos ofrecen últimamente, he regresado a esta entrada suya de ya hace algún tiempo en su blog dragoniano.
Me gusta Dragó. Isabel Gemio enriquecía su programa con su sal, con su lengua, con sus ocurrencias. Yo escuchaba su Patio por él y sólo escuchaba su Patio. Ahora soy más de RNE los fines de semana. Me he vuelto "escuchante" y estoy contenta con mi nueva compañía de sábados y domingos, mientras unto mi tostada con miel de brezo. He vuelto a la radio que mima las palabras, los detalles cotidianos, las filosofías sencillas y, a su vez, tan valiosas para soportar los golpes de la vida y para sobrevivir con dignidad.


Curiosidad: el uso de la palabra "escuchante"

 
Fuente de la imagen



He dejado que pasen cuatro meses. Aludo al día en que mi hija y yo nos fuimos de un estudio de telebasura.
¿Estudio? ¡Qué palabra tan poco apropiada! Mejor sería decir letrina, sumidero, albañal… La guarida del Minotauro.
Oigo, patria, tu aflicción y, aunque no sea yo un patriota, me echo al monte de la rebeldía llamando a cruzada: la de la dignidad, la del sentido común, la del buen gusto, la del respeto al prójimo y a nosotros mismos, la de la excelencia…
“El problema de España no es la crisis económica, sino lo que la origina”… Eso escribió El Lobo Feroz hace algún tiempo en El Mundo de papel. “Si nuestros hijos, nuestros nietos, nuestros adolescentes, nuestros jóvenes y nuestros adultos -yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos- siguen sumergidos en vomitonas carroñeras como las que a diario y a todas horas vierten sobre su piel porosa los telemonstruos, nunca levantaremos cabeza”.
Ahora, durante el tórrido verano, se dispara hasta cotas inverosímiles el nivel de estupidez reinante en eso que Paco Umbral bautizó por los siglos de los siglos con el piadoso remoquete de “caja tonta”. O la cerramos de una vez por todas o el futuro será aún más negro del que nos augura el Fondo Monetario Internacional.
De sobra sé que mi arremetida es quijotesca y que las aspas de los molinos de viento de la telecracia y las vedijas de las ovejas que la siguen nos molerán los huesos, ahogarán los gritos de protesta y se rasgarán los tangas en nombre de la libertad de expresión, pero a veces…
Si Galileo no hubiera dicho eppur si muove, seguiríamos hoy creyendo que el sol gira alrededor de la tierra.
A saber… Igual lo hace. Todo, ahora, sucede al revés. Así nos va.
Apague y lea o túmbese a la bartola. Mejor mirarse el ombligo que ver la tele.


Publicado en Dragolandia, elmundo.es, 6 agosto 2013

15 de marzo de 2015

Escribiendo...

Lloraba como lloran los ríos de Galicia en un invierno duro. La vida se había convertido para él en algo insoportable. Permanecía encerrado entre las cuatro paredes de su pequeña habitación las largas horas del día, agarrado fuertemente al suave cojín de punto que le acompañaba desde su infancia. Era lo único en lo que confiaba; en aquel viejo cojín que representaba el amor de una abuela con manos pequeñas y corazón muy grande, y que lo cuidó durante los primeros años de una vida marcada por el abandono; por la tragedia derivada de esta soledad impuesta, injusta.
Lloraba como lloran los ríos gallegos cuando caen abundantes desde precipicios al mar infinito; como lloran realmente los ojos de los abandonados.

12 de marzo de 2015

La incultura y Pérez-Reverte

Me han enviado esta columna, que pongo a continuación, por correo electrónico. No puedo estar más de acuerdo con Pérez-Reverte. Da pánico asomarse al mundo viendo lo que se ve, lo que se intuye...
¿Qué demonios es eso de que la incultura está de moda, del triunfo de la incultura?
Asco sólo pensarlo. 
Tristeza también.
Y miedo. Mucho miedo.
Fuente de la imagen
Pérez-Reverte: "La incultura es una bestia manipulada por los fanáticos y canallas"
Defiende a la razón frente al fanatismo: "El peor daño de la humanidad son el fanatismo y la estupidez. Cuando están aliados son devastadores". 

El escritor y académico Arturo Pérez-Reverte publica Hombres buenos (Alfaguara), una novela de aventuras y "peripecias", pero también una "reflexión moral o intelectual" acerca de los motivos de que España "arrastre una desgracia histórica desde hace tantísimos siglos".
"Siempre ha habido radicalizaciones en España, la actual es una más. Se confunde tener razón con gritar alto, un error que nos ha costado mucha sangre y dolor", ha señalado el autor durante una entrevista concedida a Europa Press, con motivo de la publicación de esta nueva novela ambientada en el siglo XVIII, en el que teje paralelismos "indudables" con la situación actual.
El académico narra en este volumen el viaje que emprenden el bibliotecario don Hermógenes Molina y el almirante don Pedro Zárate a París con el cometido de conseguir de manera clandestina los 28 tomos de la Encyclopédie de D'Alembert y Diderot, que estaba prohibida en España. Otra pareja, Manuel Higueruela y Justo Sánchez, hará lo imposible para evitar que este texto cruce los Pirineos.

El autor de Hombres buenos ha asegurado que aquí hay "una lectura de presente muy concreta". Tal y como ha relatado, los dos malos de la novela son un académico "ultrareaccionario fanático del trono y del altar" y un "ultraizquierdista demagogo, irresponsable, arrogante, pedante y utópico". Los dos "se alían", porque esos dos extremos "se necesitan el uno al otro, entonces y ahora". "Al leer la historia de España repetimos los mismos tristes esquemas", ha agregado.
Perez-Reverte, quien prefiere no hablar explícitamente de la política nacional actual, cree que los sucesos históricos que ha vivido el país ha provocado una "violencia intelectual" que provoca la sustitución del "adversario" por un "enemigo" al que no se quiere convencer, sino "aniquilar". En este sentido, explica que Hombres buenos intenta demostrar que la única vía es "conversar y discutir" para crear "lazos".

Fanatismo y estupidez

 

"El peor daño de la humanidad son el fanatismo y la estupidez, y cuando están aliados ya son devastadores. Frente a eso, la cultura es el único antídoto, un pueblo culto no se deja manipular por los fanáticos ni por los estúpidos", ha dicho.

 

En este sentido, ha señalado que en España el problema es que "siempre ha habido un déficit cultural enorme", entre cuyas razones cita la inquisición o la presencia de la iglesia católica en España, lo que ha dejado al país "indefenso", y eso se sigue repitiendo "hoy en día".
Eso sí, advierte que aunque el Gobierno -"este y todos", según precisa- "son muy culpables", cree que "ninguna ratonera funciona sin la complicidad del ratón, que es el que come el queso". "El público ve Sálvame, y la culpa la tiene el espectador", ha resaltado el escritor.
A su juicio, la "gran diferencia con el siglo XVIII" es que entonces la incultura era una "consecuencia inevitable", puesto que "no había medios" para evitarlo, mientras que quien hoy es "una bestia inculta manipulada por los fanáticos y canallas lo es porque se deja".

Fuente del artículo