17 de octubre de 2006

Grameen Bank

4 comentarios:

El mendigo dijo...

Aún no tengo una opinión formada del "banco de los pobres" (por cierto, existen varios casos de microcréditos en el mundo). No lo sé, la verdad. En principio está bien. Mejor que nada es, claro.

Sin embargo, no modifica el sistema sino que sólo lo atenúa, dando oportunidades a la gente (sobre todo mujeres, lo cual tiene su buena lógica). Es como el Domund o Cáritas, no se cuanto tienen de maquillaje. No creo que desde dentro del sistema se puedan resolver los problemas. A lo sumo, sólo cambiarían las caras de explotados y explotadores (no puede haber riqueza sin pobreza).

maria dijo...

Tampoco yo sé demasiado del tema, pero la idea parece buena. Y algo es algo...Ya dice el refrán, "un grano no hace granero, pero ayuda al compañero"...

Sobre modificar el sistema...meu rei, a tu edad, aún sigues pensando en eso??!! :-P ;-)

Apertas

Campurriana dijo...

Me gustaría creer en la bondad de las personas pero este tal Muhammad Yunus tiene que tener alguna que otra actividad por ahí menos honrada que le haya hecho millonario...que si soy muy bueno, que si doy préstamos a las mujeres pobres...sí, pero a lo mejor hay que plantearse que un Premio Nobel es demasiado...tampoco conozco mucho sobre este hombre, salvo elogios de entrevistas publicadas en prensa, pero es que no me fío, no me fío...y que conste que no defiendo al resto de sus compañeros del sector...

El otro día comentaba que el premio Príncipe de Asturias que fue dado a la fundación Bill y Melinda Gates me parece también una hipocresía...que si, que del patrimonio de Bill Gates sale mucho dinero (escaso porcentaje teniendo en cuenta su fortuna) para luchar contra los males de la sociedad, pero...¿cuánto entra o, mejor dicho, no se va, precisamente por la creación de tal Fundación?.
Soy de las que no creo en las personas buenas que se hacen millonarias en un mundo como en el que vivimos.
Y por cierto, no os voy a quitar la razón, menos es nada....

El mendigo dijo...

Campu, los métodos de Microsoft para ganar clientes, especialmente clientes corporativos, son una verdadera lindeza. Por ejemplo, el PSOE concurrió a las elecciones con la promesa de desarrollar el software libre en las administraciones (como Extremadura, Andalucía o Castilla La-Mancha). De golpe y porrazo, desaparece cualquier referencia al software libre. Euskadi también tenía un proyecto de este tipo...hasta que hace poco ha firmado un acuerdo con Microsoft por chorrocientos millones. Andalucía se planteaba migrar toda su administración a software libre, por ley, y al nº2 de Microsoft le faltó tiempo de subirse en su Jet y dirigirse a Sevilla. Te puedes imaginar lo que se han embolsado los políticos andaluces por renunciar a instalar su propio sistema operativo (un Ubuntu 5 maquillado, muy majo) y Open Office. La cosa es que las licencias de Microsoft no son precisamente baratas, pero como las pagamos entre todos...

(Nota: una licencia de Office creo que supera los 600 ouros, el mismo Windows ya son unos 100...multiplicado por todos los ordenadores de la administración de una comunidad autónoma...).

María...eu non penso en mudar nada. Vaime moi bem con este sistema! Por la miña parte, xa poden estar gobernando os mesmos durante cincocentos anos. Pero non é xusto. Eu vexo, penso, e recoñezo que este sistema non é xusto. Agora, que ós que lle vai mal se ergan e loiten por cambialo. Eu non vou tirar pedras contra o meu tellado...