29 de noviembre de 2006

Como agua para chocolate


Lo malo de llorar cuando uno pica la cebolla no es el simple hecho de llorar, sino que a veces uno empieza y ya no puede parar...


4 comentarios:

Y ella dijo...

"Dicen que Tita era tan sensible que desde que estaba en el vientre de mi bisabuela lloraba y lloraba cuando ésta picaba cebolla […]. Un día los sollozos fueron tan fuertes que provocaron que el parto se adelantara. Y sin que mi bisabuela pudiera decir ni pío, Tita arribó a este mundo prematuramente, sobre la mesa de la cocina, entre los olores de una sopa de fideos que estaba cocinando, los del tomillo, el laurel, el cilantro, el de la leche hervida, el de los ajos y, por supuesto, el de la cebolla. […] Contaba Nacha que Tita fue literalmente empujada a este mundo por un torrente impresionante de lágrimas que se desbordaron sobre la mesa y el piso de la cocina".

Anónimo dijo...

y lloró y lloró y llegó el día que no lloró más... pues no había ya dolor en su alma...

maria dijo...

Borne, llorar de vez en cuando es bueno, creo que me lo enseñaste tú...

Bonita película, o eso me pareción hace años, cuando la ví...

Bornemisza dijo...

" Mi abuela tenía una teoría muy interesante, decía que si bien todos nacemos con una caja de cerillas en nuestro interior, no las podemos encender solos, necesitamos oxígeno y la ayuda de una vela. Sólo que en este caso el oxígeno tiene que provenir, por ejemplo, del aliento de la persona amada; la vela puede ser cualquier tipo de alimento, música, caricia, palabra o sonido que haga disparar el detonador y así encender una de las cerillas. Por un momento, nos sentiremos deslumbrados por una intensa emoción. "


Sencillamente genial. Os recomiendo la novela de Laura Esquivel con ese toque gastronómico tan inteligente.
Penita me dan los que no sufren, porque seguro que tampoco disfrutan...como un camarón que se duerme, o como un pez muerto...

Seguiremos nadando, María.

Gracias por vuestros comentarios.