22 de diciembre de 2006

Lisboa

4 comentarios:

Bornemisza dijo...

O fado nasceu um dia
Quando o vento mal bulia
E o céu o mar prolongava
Na amurada de um veleiro
No peito de um marinheiro
Que estando triste cantava

Ai que lindeza tamanha
Meu chão, meu monte, meu vale
De folhas, flores, frutas de oiro
Vê se vês terras de Espanha
Areias de Portuga! Olhar ceguinho de choro

Na boca de um marinheiro
No frágil barco veleiro
Morrendo a canção magoada
Diz o pungir dos desejos
Do lábio a queimar de beijos
Que beija o ar e mais nada

Mãe adeus, adeus Maria
Guarda bem o teu sentido
Que aqui te faço uma jura
Que eu te leve à sacristia
Ou foi Deus que foi servido
Dai-me no mar sepultura

Ora eis que embora outro dia
Quando o vento nem bulia
E o céu o mar prolongava
À proa de outro veleiro
Velava outro marinheiro
Que estando triste cantava

Campurriana dijo...

Recuerdo nuestro viaje a Portugal con especial cariño. Fue por estas fechas el año pasado y ya estaba el enorme árbol de Navidad que decora la Plaza del Comercio y toda la ciudad. Este año tendré que conformarme con recordarlo...

Uno no se puede ir de Lisboa sin disfrutar de buena compañía y una copa en el Pavilhão Chinês; un sitio tranquilo, agradable, y que invita a pasar horas y horas charlando y disfrutando de buena música...tiene una gran colección de juguetes antiguos y no tengo muy claro cuáles fueron sus orígenes, porque he escuchado varias versiones de la historia. Si alguien lo sabe...

Mis mejores deseos para el año 2007 a todos los que leen este blog, que espero que sean más de los que escribimos...

la pantera rosa dijo...

Hola Arale!!!

A Lisboa, no?. Ya sabes que nos recibirán encantados, y esto del famoseo... Mmmmmm... Pinta bien!

maria dijo...

A Lisboa nos iremos con el buen tiempo seguro, cuento contigo!!

1 beijo