12 de febrero de 2007

Diamantes de sangre

1 comentario:

Campurriana dijo...

La problemática del contrabando de diamantes africanos, reflejada de una forma increiblemente realista, en la última película de Edward Zwick.

Pueblos arrasados, familias destrozadas, niños convertidos en adultos feroces y un sinfín de crueldades, muestran el lado más cruel y avaricioso de la humanidad, aunque la frase suene algo paradójica.

Personas que no tienen nada que perder, intereses económicos, contrabando de armas, la utilización de otros estados casi artificiales, como Liberia, para abrirse al mercado internacional...sangre, amputaciones y el contraste ofrecido a través de imagenes, como las que se pudieron ver en exposiciones de fotografía, en las que se muestra la cara y cruz de un sucio negocio.

Actualmente, parece ser que la cinta ha abierto de nuevo un debate latente en la sociedad...

¿Es cierto, como proclama la industria interesada, que el problema prácticamente ha desaparecido?...