14 de febrero de 2007

¿Trabajo o placer?

La adicción al trabajo, que puede aparecer en cualquier etapa y ámbito de la vida laboral, se suele presentar a partir de los 30 años en personas con un nivel socioeconómico medio-alto y, sin embargo, procedentes de un estrato bajo. Muchos se sumergen en esta vorágine para llenar su gran vacío existencial. Es actualmente una de las formas de adicción legal sin droga más establecidas, y más sutilmente solapadas, en una sociedad en la que priman los valores de la productividad, la competitividad, el éxito social y la búsqueda de bienes materiales...

Del reportaje de El País "Enganchados al trabajo"

3 comentarios:

El mendigo dijo...

Fijo que en ese vicio yo no caigo

;)

Raíña Loba dijo...

Pues yo tampoco, intento trabajar lo justo, 8 horitas y si pueden ser menos mejor.

Conozco alguna gente de nuestra edad que no tiene un trabajo, sino dos. Y es que a algunos el dinero les puede.

Yo lo que quiero es tiempo, sé como llenarlo, además tampoco tiene nada de malo aburrirse de vez en cuando.

Campurriana dijo...

Me alegro. Ya empezaba a sentirme rarita....

:)