14 de junio de 2007

Retratos de la ciudad

París. Fin de siglo. Una mujer en el interior de un café con una copa y un puro...una imagen hermosa que describe sin palabras una forma de vida quizá demasiado oscura para la época...

6 comentarios:

Mendi dijo...

Me cago en @#~@|@#~€#€#~. Sabía el nombre del bar, el Folies-Bergère, por el cuadro de Manet.

Pero estaba mirando pintores franceses, algún italiano, algún puto inglés.

Y era un jodido polaco! Ramón Casas! Claro!

Muy bueno, gallletita. Gracias por la pista para resolver el anterior acertijo. Por cierto, a mi también me gusta muchísimo este tío, como pinta.

¡Un abrazo!

Campurriana dijo...

Los espejos y sus reflejos...un pintor que demuestra una gran sensibilidad y mucho arte.

Por cierto...lo de polaco y catalán...¿de dónde viene esa conexión?...

Mendi dijo...

Con el buen gusto que tienes con el arte, y el mal gusto que tienes...

Lo de polacos a los catalanes...ni idea. Ni turcos a los koruñentos.

Quizá porque hablan raro, nu ze.

Campurriana dijo...

¿Mal gusto?

????

!!! dijo...

¿¿¿

Campurriana dijo...

El gusto es tan subjetivo... y entre mil tonalidades podemos elegir...

La vida está llena de infinitas opciones...no entiendo el aburrimiento que dicen sentir algunas personas dentro de su existencia...