27 de enero de 2008

¿Hipocresía en nuestras relaciones?

En su país, la familia es una alianza para siempre, donde cada miembro tiene su papel bien definido: los hombres cazan y las mujeres educan a los hijos y velan por la armonía del hogar. En París, sin embargo, muchas mujeres viven solas y da la impresión de que los hombres no las entienden. Ulik conocerá mujeres muy diferentes, pero todas acabarán en sus brazos. Así se dará cuenta de que, en realidad, también quieren ser protegidas y de vez cuando dominadas por un hombre fuerte y a la vez cariñoso, amante y fiel, pero paralelamente quieren vivir su vida, su amor, sus pasiones, su carrera...Constatará asimismo cuán perdidos están los hombres en esta sociedad en la que ya no saben cuál es exactamente su papel frente a unas mujeres que no parecen necesitarlos para nada.

6 comentarios:

Campurriana dijo...

Esta mañana encontré en la estantería de la habitación un libro titulado "El país del desastre amoroso"...me han comentado que no es muy bueno y prefiero avisar antes, por si alguno piensa que se trata de un consejo literario de "El país de las últimas cosas"...
De todas formas, me han llamado la atención estas palabras y quería compartirlas con vosotros por si deseáis hacer alguna aportación...

El escritor...un psiquiatra llamado François Lelord.

Mendi dijo...

Vamos, que la mujer de este psiquiatra le ha mandado a la mierda. Y ahora él no sabe freírse unos huevos fritos.

Ni estoy perdido, ni mi papel viene condicionado por ser hombre, ni me sitúo frente a las mujeres.

Bah! Una chorrada de un pringao que anhela la vuelta al patriarcado.

Me recordaba a la canción de Krahe "¿Dónde se habrá metido esta mujer?".

Raíña Loba dijo...

A mí me gusta la foto y me recuerda a un documental que vimos sobre la vida de una familia esquimal, en blanco y negro, muy muy bueno.
Hoy no estoy inspirada para hablar sobre las relaciones de estos bichos raros que son los humanos :)

Campurriana dijo...

Raiña, me parece que ya sé a qué documental te refieres...creo que había habido alguna incidencia porque decían que estaba trucado...
¿Y qué documental no lo está?, me pregunto yo...
Por cierto...se dice, se comenta, se rumorea, que cuando un esquimal invita a su casa ofrece a su mujer para fines que podremos imaginar...vamos, como quien ofrece una taza de café...
No sé si se trata de alguna leyenda urbana...si alguien puede aclararlo...

m dijo...

El título del libro da un poco de miedo, pero ya contarás si lo lees, igual hasta tiene cosas interesantes.

Sobre el tema de los esquimales..ni idea, ya te contaré si conozco a alguno...;-)

Campurriana dijo...

A mí me llamaron la atención estas palabras...puede que sea lo más interesante del libro.

De todas formas, yo reconozco que me encanta, como dijo una vez una amiga mía, que me abarquen bien...
Y, de vez en cuando, no está mal sentirse protegida, sentirse tranquila y segura en los brazos de alguien...
Me quedo con eso...y no me adentro ya en otros temas porque despertaría de este sueño tan cálido y tan romántico...
:)