9 de febrero de 2008

El barco que nos lleva...

2 comentarios:

El mendigo dijo...

Para ganar mucho dinero, tienes que dictar tú mismo las leyes.

Ilegalidades cometen los medianos ricos. Los grandes, usan la ley para hacerse ricos.

O alguno era tan incauto que esperaba ver a Botin en la cárcel? La cárcel está para los que roban gallinas.

Campurriana dijo...

Ése es el quid de la cuestión, Mendiguiño.
Y es que el que hace la ley...

Desde luego, no hay más que asomarse a alguna para saber qué tipo de personas están detrás de su elaboración y aprobación...