13 de marzo de 2008

Cuando la Torre sea Patrimonio Mundial...

La Torre de Hércules y la Ruta del Mercurio superan la primera fase para ser declaradas Patrimonio Mundial 2009

12 de marzo de 2008

  • Figuran entre las 45 candidaturas que el Comité del Patrimonio Mundial evaluará el año próximo
  • La decisión final, que corresponde a dicho Comité, será anunciada en junio de 2009

La UNESCO ha notificado a España la selección de las candidaturas culturales de la Torre de Hércules y del Binomio mercurio y plata en el Camino Real Intercontinental: Almadén, Idria y San Luis Potosí, entre las 45 candidaturas que el Comité de Patrimonio Mundial evaluará en 2009.

La Torre de Hércules es el único faro romano que sigue funcionando en la actualidad y desempeña la misma función que en el momento de su creación. Este hecho, según se defiende en el expediente de candidatura presentado ante la UNESCO, le confiere el valor universal excepcional requerido para la inscripción en la Lista de Patrimonio Mundial.

Por su parte, la candidatura El binomio mercurio y plata en el Camino Real Intercontinental nace como un proyecto conjunto entre España, Méjico y Eslovenia (país que presentó formalmente la candidatura) que pretende reflejar la interdependencia e intercambio que se estableció entre las minas de mercurio de Almadén (España) e Idria (Eslovenia) y la producción de plata de San Luis de Potosí (Méjico) en el periodo comprendido entre los siglos XVI y XIX, así como su incidencia en la transformación económica, social y cultural operada en el mundo occidental en este periodo.

La selección de estas 45 candidaturas se efectúa de acuerdo con determinados criterios que, en líneas generales, priorizan a los Estados con ninguno o con menos de tres bienes inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial y también las candidaturas de patrimonio natural o mixto. Esto determina que la selección de las candidaturas españolas constituya siempre un reto, puesto que nuestro país es, con un total de 40 sitios inscritos, el segundo Estado en número de bienes declarados. A ello hay que añadir que las dos candidaturas españolas seleccionadas hasta el momento se inscriben en la categoría de patrimonio cultural; de ahí que su selección pueda considerarse un éxito para nuestro país.

Fase de evaluación
A partir de este momento se inicia la fase de evaluación, dirigida a constatar que los bienes seleccionados poseen valor universal excepcional y reúnen los requisitos de integridad, autenticidad y protección legal adecuada exigidos para la inscripción en la Lista.

La evaluación implica, no sólo un análisis del expediente, sino también la realización de una misión por parte de un experto en la materia designado por ICOMOS (organismo asesor de la UNESCO en materia de patrimonio cultural), con el fin de comprobar sobre el terreno los valores del bien. Probablemente, esta misión tendrá lugar en septiembre u octubre de 2008. En su organización y desarrollo intervienen todas las Administraciones implicadas en la gestión de estos bienes, bajo la coordinación del Ministerio de Cultura.

Como resultado de esta misión y del análisis de los expedientes, ICOMOS elevará al Comité de Patrimonio Mundial su recomendación final sobre la inscripción o no de la Torre de Hércules y “El binomio mercurio y plata en el Camino Real Intercontinental” en la Lista de Patrimonio Mundial.

La decisión final corresponde al Comité de Patrimonio Mundial, integrado por 21 Estados Parte. Dicha decisión es adoptada en su sesión anual, que en el año 2009 tendrá lugar en el mes de junio en Sevilla.

Fuente: Ministerio de Cultura

1 comentario:

Campurriana dijo...

Y la Torre sigue ahí, siendo testigo discreto de vivencias, de la historia y la luz de una ciudad que presume y que a veces llega a ser prepotente...

Quizá su belleza radica en ese silencio, en ese trabajo realizado a lo largo de los siglos, en ese entorno bañado por las olas...
Y de noche pasa a ser el foco principal mientras grita a los que se acercan que tengan cuidado, que el mar nunca descansa...
Bañada de negro, bañada de azul y de espuma blanca, incluso de oro...
Yo me quedo con su silencio, con su sencillez y su calma...