16 de julio de 2008

Entre queimadas y gaitas...

Venenosas víboras,

levade o veneno ó reguiro vello

onde a angúia e a troita

baixo a auga loitan

nas noites aluadas.

Coruxas malditas

que cheiran e cantan

co berro do moucho

e o sapo concho

ós Deuses espanta.

Y esta noche estuve cenando en este curioso lugar que está cerca de Santiago de Compostela. Allí uno puede disfrutar de un entorno que muchos creíamos desaparecido a día de hoy; de esa conjunción de locura y "olfato comercial" que desprende la forma de ser de Santiso, de sus poemas, de las anécdotas familiares, del sonido de la gaita, de conxuros, de surrealismo mezclado con churrasco, empanada de maíz y mesas sin platos y sin cubiertos...

Un regreso a las tradiciones, a las charlas despreocupadas entre licor café, de orujo...y lo que haga falta.

Absténganse los escrupulosos.

2 comentarios:

lizanowsky dijo...

He ido varias veces,aunque la última hace unos cuantos años...y en mi opinión tiene más olfato comercial e imagen que otra cosa...pero no está mal...he de volver algún día de estos...¿tan fuerte es el café?

pd: aprovecho para comentarte que efectivamente, es @gmail no hotmail, es que a esas horas...

Campurriana dijo...

Lástima que al final siempre se deje entrever ese sentido comercial en todo lo que nos rodea, o casi todo...