5 de julio de 2008

Fama y autodestrucción

Las porras de los últimos meses eran desfavorables a la cantante. ¿Aparecería Amy? ¿Montaría algún escándalo? Cristina, una seguidora de 27 años, momentos antes del concierto rezaba por dentro: "En las citas importantes Amy, cumple", decía mientras agarraba la mano de Maite, una niña de nueve años. A su lado Isabel, de 43, y Judith, de 13. Las cuatro eran la viva imagen de Amy -amplio moño y amplia raya del ojo-. "Molesta que se hable tanto de sus escándalos. Es una bomba, musicalmente hablando".

También lo es personalmente. Terrible y temida Amy Winehouse, tiene 24 años, un novio en la cárcel, problemas de anorexia y un enfisema pulmonar. La cantante británica llegó ayer a Madrid a las 8 de la tarde, para tranquilidad de los organizadores (tras su actuación algunos trataron de mover los hilos para que se quedase en Madrid de farra. No hubo suerte). Las peticiones de su camerino presagiaban tranquilidad. A saber. Jengibre, lima, limón, miel, frutas, yogur y pan de pita y de cebolla. Nada de alcohol. El vaso de vino del que bebió a sorbos pero sin pausa durante su actuación lo traía de casa.

Y es que ayer vimos la mejor cara de Amy, la de una de las grandes cantantes de nuestro tiempo. A las 9 de la noche apareció en el escenario principal con un ajustado vestido y un abismal escote. Atacó con Addicted y Just Friends y el público recuperado de la sorpresa inicial ("Está viva y ha venido", se decía) paró el festival. La heredera de Keith Richards en versión femenina no falló. Una banda consistente la escoltó en una actuación impecable llena de soul y reggae. Y aunque los zapatos de tacón le duraron sólo tres canciones -los sustituyó por unas zapatillas de suela plana- Amy cerró un buen concierto. Sin tirar cohetes.

Fuente: ELPAIS.com

4 comentarios:

Campurriana dijo...

Lo cierto es que apenas sé nada de esta chica, salvo pequeños retales de su escandalosa vida y su corta edad, a pesar de esa imagen de mujer curtida por la dura existencia, imagino sumamente rentable para el bolsillo.

No sé cómo canta porque apenas la pude ver en uno de sus espectáculos, temblorosa y débil, seducida por los vicios que satisfacen los instintos más bajos del ser humano; los de ella y los de los demás buitres que sobrevuelan su cabeza a la espera de más carnaza.

No la he escuchado pero me consta que tiene una voz potente, una voz dura y resquebrajada...

JP dijo...

Por lo que comentan, está en arresto domiciliario y según acabó se tenía que coger el avión e ir para su casa.

Difícil tema, muy joven y la cabeza muy mal amueblada, como suele decirse.

Esta noche a las 00.15 Police, no me lo pierdo. Viva Sting.

Saludos,

JP

Campurriana dijo...

Pues a disfrutar de ese concierto, JP. Lástima que sea televisivo...
Por cierto, ¿qué tal está Sting?.

Respecto a Amy, que tenga mucha suerte.

JP dijo...

Veremos qué tal tiene la voz hoy... ya que el año pasado en octubre suspendió conciertos por problemas de salud.

Voy a verlo...

Saludos,

JP