3 de septiembre de 2008

Crisis, what crisis?

España supera los 2,5 millones de parados y el Gobierno asume que lo peor está aún por
llegar

Los alimentos ya cuestan cinco veces más de lo que ganan los productores

¿?

10 comentarios:

Campurriana dijo...

Dicen que el 2009 será mucho más duro, ya sin el posible colchón en el que se apoyan ahora muchas familias. Y el 2010...

Algunos amigos y familiares cercanos están sufriendo expedientes de regulación de empleo en sus empresas, otros sufren la rumorología laboral que precede al desastre...

La crisis, obviamente, está ahí. Se puede tocar.

Fito dijo...

Eso, la rumorología, es lo que más jode. Eso le da a las empresas carta blanca para hacer y deshacer a su gusto, congelar salarios, despedir a puñaos, llorar ayudas al gobierno después de haber estado metiéndose millones en el bolsillo (como siguen haciendo aun ahora), etc...

Y nosotros, mientras tanto, diciendo beeeee!! Y no espabilaremos.

JP dijo...

Qué bueno cuando le regalaron el disco a ZP al acabar una entrevista en televisión.

Saludos,

JP

Campu dijo...

Fito, tienes toda la razón...ya sabes, a río revuelto...

JP, no conozco esta anécdota...

Un saludo a los dos y feliz día a todos los navegantes.

m dijo...

"Crisis, what crisis?" es un disco de Supertramp.

Parece ser que a ZP le gusta mucho ese grupo, y en no sé qué programa de TV le regalaron el disco...

Campurriana dijo...

Gracias, doña m. Ya conocía lo del disco de Supertramp, famoso durante esta última temporada, pero no había escuchado tal historia televisiva...cosa rara en estos días que corren en los que la crisis va y viene de boca en boca...

Encantados los de la oposición, por cierto. Por lo de la crisis.

Un saludo de tarde.

M. Luz dijo...

¿Encantados por la crisis? No creo que lo digas en serio.
El partido de la oposición al gobierno del estado está al frente del gobierno en unas cuantas comunidades autónomas, como la de Madrid por ejemplo, donde la crisis está afectando a muchísima gente, autónomos, empresas pequeñas que se están viendo obligados a prescindir de los servicios de alguno de sus empleados, cuando no al cese de su actividad directamente. ¿De verdad crees que pueden estar encantados con la que se les/nos está viniendo encima? Me parece que todos, de uno y otro signo, están siendo cuestionados por los ciudadanos y eso no creo que les encante a ninguno.

Campurriana dijo...

Lo digo totalmente en serio, M Luz. Y es que, desgraciadamente, los políticos tienen otros cometidos diferentes a los del resto de los humanos. Y me refiero a los de un lado y los de otro, no vayas a pensar. El poder corrompe y la avaricia llega a ser inmensa. Supongo que estando por esos lares uno puede perder el norte más fácilmente.

La crisis actual está fastidiando, y mucho, al Gobierno...por lo que la oposición sonríe. Sin duda, muy triste la política en nuestro país.

littlemore dijo...

Dice Juan Goytisolo: "el terror, la religión y el consumismo es la triste realidad en la que vivimos todos". El "exiliado de aquí y allá" de que habla su libro bien podría tratarse de él mismo, exiliado del franquismo y autoexiliado de la intelectualidad acomodaticia, los premios y las cifras de ventas.
Esta crisis económica que algunos malévolos predicen no sin cierta dosis de ingenua desconsideración que durará sólo unos meses ya estaba descontada como inevitable consecuencia de la crisis de un modelo de sociedad, aunque los libros de historia se referirán al 11-S como se han venido refiriendo a aquella bala que se perdió en Sarajevo o a la invasión de Polonia. Lo más triste del caso es que no lo habían anticipado únicamente las mentes privilegiadas cuyas frases citamos de carrerilla de tanto que las publican todos los medios porque no derriban los cimientos de nada ni remueven ya conciencia alguna, sino que era algo que cualquiera podía prever y mantenía en silencio desde su autoexilio de simple ciudadano disconforme, pero tendremos que oír hablar mucho tiempo más acerca del efecto de las hipotecas subprime y el precio del petróleo. Si por lo menos se oyese a alguien hablar del aleteo de las mariposas...
Desconfío de las recetas de política macroeconómica de uno u otro signo que nos vienen a proponer más de lo mismo. El mismo perro con distinto collar. En el caso de la política española sería más preciso hablar de los mismos cerdos sin collar alguno que refrene tanto despropósito y tanta miseria moral. Ahora se busca con desesperación otro sector que sustituya al ladrillo para alimentar la ficción del dinero rápido sin esfuerzo, y mientras tanto se despilfarran el tiempo y el dinero con medidas populistas para seguir insuflando las expectativas de mantenerse aferrados al poder o se prometen recetas mágicas para recuperarlo caiga quien caiga. Ni siquiera la perspectiva de que muchas personas pierdan su empleo y su hogar o el temor de que se recrudezcan los altercados que se empiezan a producir les tienta a ponerse de acuerdo en tirar del carro al unísono por una vez.
Pero no son sólo los políticos. Lo que nadie quiere entender es que para salir de la crisis económica que ha traído esta crisis de valores generalizada haría falta que todos nos negásemos a formar parte de un sistema que está fundamentado en la explotación del otro, en la negación de los proyectos vitales ajenos para alimentar las exorbitantes y ridículas expectativas de los nuestros.
Quien la hace la paga y por eso ahora a la inmensa mayoría nos toca vivir atemorizados porque quizá no vamos a poder mantener nuestro glorioso consumismo más reciente. Ése que a fin de cuentas sólo nos ha permitido endeudarnos de por vida para tener un techo, meternos en la retención de todos los días y viajar lejos de todo, en especial de uno mismo. Para algo más hubiera hecho falta mucho tiempo, pero dicen los economistas, esos expertos en predecir el pasado, que las recesiones son cíclicas y las necesidades humanas ilimitadas. Poco dura la alegría en casa del pobre y la herencia del pobre de espíritu es incierta.
Qué curioso que los medios de intoxicación de las masas nos expongan cómo se debate acorralado el Gobierno en busca de culpables, apelando a eso que llama "programa" porque es incapaz de encontrar soluciones. Pareciera como a fuerza de insistir fuésemos todos a creer que de verdad es el Ministro Solbes quien tiene la varita mágica o la culpa de que todos hemos mirado para otro lado al saber que nuestro sistema se fundamenta en la explotación inhumana y el despilfarro inconsciente, y no me estoy refiriendo únicamente a los inmigrantes que vienen en cayuco (o en Business Class si viene al caso). Todos esos seres vienen aquí en busca de eso que nos han visto hacer y de lo que los hemos excluido, y entre todos aunque en distinta medida tenemos que enfrentarnos a las consecuencias.
Es hora de hacer un examen individual y dejarnos de tanto ruido como meten los medios a cuenta de esos tristes personajes que son nuestros políticos (que somos los que los hemos puesto ahí).

Campurriana dijo...

Littlemore, desde luego que la crisis no es culpa de nuestros pobrecitos politicos, colocados ahí por un país falto de alternativas...

Lo que está claro es que si alguien puede hacer algo, aunque sea un poquito, son ellos los elegidos y las otras personas influyentes...empresarios, banqueros (no bancarios), etc. etc.

Pero no te preocupes, que ellos tiene sus ahorrillos bien amarrados. Desde luego, cada uno tiene que buscarse las habas como mejor pueda y si hay algo positivo en todo este bajón de ciclo, es que el consumismo se verá afectado...la crisis propiciará que se valoren las otras cosas que no tienen precio...(me gustó el artículo de Maruja Torres que anda por aquí colgado también).

Muchas gracias por la visita y bienvenido.