1 de noviembre de 2008

Silenciosa Corona

Respecto a una de las noticias de la semana, me gustaría saber si pensáis que la Reina ha cometido un error al romper su silencio monárquico y quitarse la Corona por unos momentos después de tantos años, si ha hecho lo correcto al hablar sinceramente de sus pensamientos y opiniones sobre temas que tocan de cerca a nuestra sociedad, si se ha abusado de la confianza que ofreció por parte de la periodista en cuestión que escribiría sobre ella, o si todo ha sido un invento para llenar más los bolsillos de unos cuantos...

Una vez más, la polémica está servida.
Felicidades a todos los Medios de Comunicación.

4 comentarios:

Con un par de Sensores dijo...

No he leído en profundidad las maravillas que esta figura de la monarquía representativa española ha soltado por esa boquita. Solo hay una sobre la que me llamó la atención una compañera de trabajo: decía que no entendía la homosexualidad.

Ni nosotros la monarquía, y aquí estamos, sustentándola!

En fin..

Creo que con lo que cobra esta gente no deberían tener derecho a siquiera expresarse, sino una única obligación conciliadora de velar por el bien común.

Besos!

Mª Gemma dijo...

La reina ha dicho lo que piensa y dio el visto bueno a que se publicara... es un paso grande... al dejar de ser neutral... a dado paso a que los demás, de los que ella ha opinado... digamos con la misma libertad lo que pensamos de ella... de la monarquía…
Viva la libertad de expresión…

Un abrazo

Campurriana dijo...

Respecto a este tema, aun no tengo claro qué ha ocurrido exactamente porque me choca que la Casa Real haya permitido que saliese a la luz esta publicación. De lo que no tengo casi duda es de que estas palabras han sido pronunciadas, ya sea de una manera o de otra...

Yo respeto a la Reina y respeto sus opiniones. Lo que ya no entiendo es que venga de ella este comportamiento, totalmente equivocado, al haberse roto el Principio Real de la neutralidad; este enorme paraguas que cubre a todos los españoles sean de la ideología y costumbres que sean...

Puede que la Reina esté cansada de tanta pose y tanto silencio sonriente impuesto a lo largo de los años. Después de todo, su sangre es colorada como la nuestra...

littlemore dijo...

Es curioso que haya tantas personas escandalizadas de que la Reina opine negativamente acerca de la homosexualidad. ¿Por qué habría la Reina de considerar como iguales a los homosexuales si el simple hecho de ser Reina es una distinción ante el resto de las personas? Aún está por ver si la infanta Leonor reinará en caso de que nazca un heredero varón y a la gente le sorprende que la Reina no vaya por el mundo haciendo ostentación de lo progre que puede llegar a ser, cual si fuera un Pepiño Blanco cualquiera.
No, la Reina, y cualquiera diría yo, tiene todo el derecho del mundo a decir lo que se le antoje sobre la homosexualidad, a que se publique, y a desmentirse luego. Lo que es realmente patético es que se pueda permitir el lujo de confirmar que asiste a las reuniones del Club Bildelberg y que la gente le alabe lo sincero y se crea que es un club donde se debaten ideas y tendencias.
Seamos serios, si vamos a tener Monarquía, no tengamos una Monarquía cutre. Que gasten más que el presidente de mi Comunidad, que no es más que un chorras pretencioso y va a salirnos mucho más caro, y que digan lo que les dé la Real gana, sobre la homosexualidad o sobre el último partido. Pero que gobierne quien elige el pueblo y no se inmiscuyan en siniestras operaciones para que gobiernen quienes les invitan a bodegas y fiestones varios, sean o no masones. Bastante ha aguantado la mujer los cuernos que le han puesto para que encima se tenga que quedar callada.