26 de diciembre de 2008

Pensamientos campurrianos

Fotografía de Rinko Kawauchi

Y la naturaleza sigue enviando señales y los años se van y otros nuevos vienen. Y seguimos cambiando, y seguimos descubriendo, y seguimos aprendiendo. Y yo me pregunto, ¿y seguimos avanzando?...

De repente salgo a la calle y la gente empuja, no pide disculpas, corre hacia ninguna parte, piensa en sí misma y en nadie más. Se olvida de dónde viene y no sabe siquiera adónde va. Se reune, celebra, critica, aplaude, sonríe, llora por dentro, no saluda, grita, come, odia, fuma, actúa, se sonroja, habla, miente, ama, promete y no cumple, se deprime, se entusiasma...

Pues sí. A veces a Campurriana se le da por pensar este tipo de cosas sobre la sociedad en la que vive. Otras veces, todo lo contrario.