18 de mayo de 2009

Benedetti y sus versos


Acompáñenme a entrar en el paréntesis
que alguien abrió cuando parió mi madre
y permanece aún en los otroras
y en los ahoras y en los puede ser
lo llaman vida si no tiene herrumbre
yo manejo el deseo con mis riendas
mientras trato de construir un río
en sus nubes los pájaros se esconden
no es posible viajar bajo sus alas
lo mejor es abrir el corazón
y llenar el paréntesis con sueños
los pájaros escapan como amores
y como amores vuelven a encontrarnos
son sencillos como las soledades
y repetidos como los insomnios
busco mis cómplices en la frontera
que media entre tu piel y mi pellejo
me oriento hacia el amor sin heroísmo
sin esperanzas pero con memoria
por ahora el paréntesis prosigue
abierto y taciturno como un túnel.


En estos días de despedidas, guardaremos con cariño la sensibilidad de los que se van y nunca debieran irse...
¡Hasta siempre, Benedetti!

11 comentarios:

Toño dijo...

Día de homenajes hoy. Creo que la blogosfera ha cundido el ejemplo, y nos hemos puesto de acuerdo.

Saludos!!

carmensabes dijo...

Gracias por tu homenaje querida, sus versos son mas necesarios que nunca para sobrevivir en este día gris y duro de soportar sin él, sin nuestro amado Mario!!

Amio Cajander dijo...

Poco mas se puede decir.

Levanto el sombrero por el Sr. benedetti

JP dijo...

DEP. Gracias por compartir esas palabras.

Saludos,

JP

Campurriana dijo...

Muchas gracias por uniros a este homenaje, a tantos que han surgido espontáneamente en la blogosfera...merecidos todos y muchos más...

Se marcha un hombre con aspecto tierno y dulce. Nos quedaremos con sus palabras y sus testimonios para siempre.

Mis carpetas siguen llenas de poesías de Benedetti, con su puente indestructible...

Campurriana dijo...

Por cierto, JP, ¡cuánto tiempo!...espero que todo vaya muy bien.

Un saludo campurriano.

JP dijo...

Lo mismo digo Campurriana. Es un placer pasarse por vuestro blog... en está vida siempre tratamos de estirar ese bien escaso y finito que es el tiempo.

Hasta pronto!

Saludos,

JP

Benedetti is dead dijo...

Benedetti is dead!

Douce dijo...

Campu,

Aprovecha esas 'carpetas' y empápate de una amplia variedad de sentimientos muy humanos.

Feliz tarde

(NOTA): Tampoco entiendo muy bien que mezclemos 'idioma' y política.

La 'lengua' no debe utilizarse nunca como un arma arrojadiza. Se puede convertir en un boomerang.
El idioma está para 'comunicarse', no para agredirse.

Campurriana dijo...

Todo se convierte en política...sales a manifestarte por el hundimiento del Prestige, porque no vuelvan a ocurrir hechos como éstos, y ya parece que tienes que cobijarte bajo banderas determinadas...

Así de triste, Náufrago. Por eso no me gustan las manifestaciones.

Walter Hego dijo...

El bloguista que se hace llamar "Benedetti is dead" ya eliminó su blog, pocos días después de haberlo creado.

Durante mi visita al mismo, cuando todavía existía, comenté que el autor quizá fuera Escanlar de incógnito, pero después comprobé que se trataba de un triste personaje al que conozco de otros blogues suyos.

Yo creo que Benedetti (Mario, el escritor) está bastante sobrevalorado por razones extraliterarias. El desprecio por Benedetti del bloguista al que me refiero quizá surja, en parte, de una opinión similar con respecto al autor recientemente muerto. Pero digo "en parte" porque me consta que el tipo no sólo desprecia a Benedetti, sino también a quienes lo aprecian. Y ese desprecio se debe a la postura asquerosa y escalofriantemente elitista del bloguista que se hacía llamar "Benedetti is dead", la cuál era evidente en los dos blogues que le conocí al personaje de marras antes de que creara el que creó y cerró hace bien poco. Su filosofía es, simplemente, la de la superioridad aria, "idea" que, entre otras cosas, lo lleva a tener en alta estima al penoso demente que se llamaba Adolf Hitler.

Entonces: se trata de un loquito de la guerra, potencialmente peligroso, sí, pero que no merece que la gente se caliente como lo hicieron casi todos quienes comentaron en su blog más reciente. Más vale perderlo (e ignorarlo) que encontrarlo.