28 de junio de 2009

Se acerca el día del Orgullo Gay...

Fuente de la fotografía

Se acerca el día del Orgullo Gay y sigo preguntándome lo mismo. ¿Es esta la forma correcta de encontrar el respeto que se busca?. Desde mi punto de vista, se trata de una estrategia completamente errónea de cara a lo que se desea encontrar en nuestra sociedad. La normalidad se encuentra en la normalidad, en la libertad de cada uno, en la no justificación de lo que no se tiene por qué justificar ni pregonar. Se ha avanzado mucho y también se tiene que avanzar mucho más. La "culpa" no es, desde luego, de estos acontecimientos que no dejan de ser un mero espectáculo para el que los mira desde la barrera.

9 comentarios:

Ripley dijo...

completamente de acuerdo contigo, la normalidad entre estas personas se dara el dia que no antepongan su condicion sexual a la de simplemente persona. el "problema" es que ellos no se consideran primero persona o profesional es decir tu no eres medico, abogado, constructor o peluquero sino que eres un gay medico una abogada lesbiana y así, lo primero es no condicionarte sexualmente la vida, a partir de ahi todo el mundo te va a respetar, ¡faltaria mas!

Mª Gemma dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Campurriana, la normalidad se encuentra en la normalidad, y al igual que Ripley opino que esto ocurrira cuando la condicion sexual de cada persona no se anteponga a como es como persona, su trabajo...

Un abrazo desde Cantabria

Campurriana dijo...

Es por ello que cada vez que veo tales "festivales" en los medios siempre me cuestiono lo mismo. Y es que algo tan serio debería ligarse a otros escenarios como los del día a día; los del mercado, los de la calle, los de las empresas...

Yo no voy por ahí gritando con quién me acuesto y con quién me levanto. Nadie, como bien decís, debe anteponer la persona a la condición sexual porque, básicamente, a nadie le tiene que importar.

Se ha adelantado mucho en la forma de pensar. Es cierto. Pero no gracias a las carrozas ni a los disfraces de lentejuelas. No nos equivoquemos. Me pregunto qué hacen los políticos ahí metidos, encabezados por la Ministra de "Igualdad"...

Gracias por compartir vuestras opiniones, Ripley y Gemma. Feliz tarde de domingo.

Sylvia Otero dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo.

Tampoco existe un día del heterosexual, ni del bisexual.

Pero es cierto también que ellos fueron y son discriminados, lo que no justifica que vayan a lograr lo contrario con estas demostraciones.

Feliz domingo para tí también!

Campurriana dijo...

Y yo que quería encontrar a alguien que discrepase y me diese argumentos para defender la otra postura...

Un saludo, Sylvia.
;)

Douce dijo...

Campu, pues no seré yo quien disienta, porque es una reflexión que siempre me he planteado.

No creo que con este tipo de manifestaciones sean reconocidos, como 'personas', no por la opción sexual que hayan elegido.Uno puede sentirse 'orgulloso' de lo que es en cuanto a persona, no por sus opciones sexuales.

Es cierto también que ya entre los mismos homosexuales, hay personas que no están de acuerdo con esta manera de reivindicar respeto para su condición.

¿Para cuándo el día del Orgullo de la persona cabal?

Campurriana dijo...

Es cierto, Náufrago, una parte importante de homosexuales no está nada de acuerdo con este tipo de acontecimientos. Es más, está en total desacuerdo por la imagen que se da del colectivo.

Seguimos por aquí. Parece que ahora sale el sol en La Coruña...

lizanowsky dijo...

Lo de que no guste lo entiendo, todo es susceptible del gusto personal, pero no estoy de acuerdo en la llamada a la “normalidad”… a mi tampoco me entusiasma la extravagancia de las bodas, por ejemplo, o los carnavales y demás parafernalia que la mayoría bienpensante ve “normal” o “ridículamente normal” . Esa mayoría lo ve como yo veo la extravagancia de estos festivales, como una opción individual de mejor o peor gusto estético pero solo eso, una expresión, en este caso de variedad, en el gusto por lo hortera, exagerado, excéntrico, etc… Hasta aquí hablo del aspecto formal, festivo y de espectáculo de este día… pero es que en este caso, además, también existe un motivo de fondo obvio de reivindicación que creo está por encima de los gustos personales.

Sí, creo que cuando el motivo de discriminación y odio es tu condición sexual, me parece necesario que esta condición sea también el motivo de lucha y “orgullo”. De hecho el único sentido constructivo que veo al término “orgullo” es cuando se aplica a estos casos de lucha contra las injusticias y discriminaciones, y no al que se suele utilizar para medir el grado de adaptabilidad y consecución de status en la normalidad imperativa , a través, por ejemplo, de una profesión determinada. Si el mundo no fuera homófobo, racista, sexista… no sería necesaria esa lucha y ese orgullo.

Ese día (y en el día a día también) todos reivindicamos , homosexuales, heterosexuales, bisexuales, transexuales,asexuales el no ser pre/juzgado, no solo por tu condición sexual, no ser juzgado tampoco por si eres normal o no, si eres extravagante o no, por como vas vestido etc… La imagen del gay, del transexual, como el de la foto, es un estereotipo como otro cualquiera. Igual que el que algunos usan para aprovecharse y hacer dinero, estilo Boris Izaguirre… son posibilidades que te pueden parecer mejor o peor, pero que no deberían ser utilizados para extrapolar y/o juzgar ya no a un colectivo, que no creo ni tan siquiera exista como tal, sino a cualquier otra persona.

Aunque no creo mucho en los “días de…”ya que lo entiendo como instrumento neoliberal… este año estuve en un acto del orgullo gay en mi ciudad, y se que hacen actos similares durante todo el año… creo necesario este tipo de reivindicaciones y actos en un mundo que todavía es muy hipócrita con el tema de la tolerancia, y muy recelosa con quien es distinto. Donde creo se ha cambiado más la forma de aparentar lo que se piensa, o incluso esconderlo, que aprender a sentir para luego pensar. Donde se limita y condiciona el comportamiento a unas reglas o formalidades y se pretende simplificar la tolerancia al “no me importa que seas distinto siempre y cuando te comportes como yo”.

Eso es todo, perdona el rollo, no quería extenderme tanto, de hecho no iba a escribir… pero al leer tu comentario de que querías que alguien discrepase…claro , entiéndeme ¿tu que harías?... pues eso… allá voy yo todo emocionado …ahora sí , ya me voy.

Campurriana dijo...

Menos mal que alguien me lleva la contraria, Liza!

Realmente no es la contraria totalmente. Aun así, quisiera añadir que la normalidad de la que hablo abarca muchas normalidades. Pricipalmente las del respeto, la igualdad, la tolerancia que se busca...

El otro día comentaba con unos amigos si alguien conoce a alguna persona normal. ¿Qué se entiende por normal?...

Lo cierto es que no creo que haya personas estándar y, si las hay, deben de ser la mar de aburridas.

Un saludo y me alegro de verte, Liza.