25 de noviembre de 2009

Mi pie izquierdo

Ya la vi hace unas semanas pero quería hacerle un hueco en este país de las últimas cosas. La película, a pesar de haber perdido cierto brillo por el paso del tiempo, sigue siendo una historia interesante. Mención aparte merece el niño que interpreta al protagonista en su infancia; su forma de actuar es excelente.

De esta cinta se obtienen muchas enseñanzas y también escenas de ésas que no se olvidan: la importancia de una madre, el afán de superación, el carácter, el destino para los que crean en él...

Recomendada para una tarde de domingo lluviosa bajo las mantas.
Ya me contaréis, navegantes.