5 de junio de 2010

Adiós a otra chica de oro...

El pasado 3 de junio falleció Rue McClanahan, la chica de oro más coqueta que nos hizo sonreír también tantas y tantas veces, y que de una forma humorística y valiente tocó muchos de los temas candentes de aquella época, en la que la mujer aun tenía muchos pesos encima.

Siempre lo digo: hay personas que no deberían desaparecer nunca.

Buen viaje, Rue.


Muere Rue McClanahan, Blanche en las 'Chicas de oro'

La mujer que abrazó en su madurez la revolución sexual en la famosa serie de TV fallece a los 76 años a causa de un derrame cerebral

DAVID ALANDETE - Washington - 03/06/2010

"Hay una línea muy fina que separa el pasárselo bien y el ser una mujer fácil. Lo sé. He puesto mi pie en esa línea alguna vez". Esa fue una de las muchas frases memorables de Blanche Deveraux en la serie Las Chicas de Oro (1985-1992), toda una declaración de principios. Dueña de la casa de Miami Beach en la que convergían las vidas de tres viudas y una divorciada entradas en años, Blanche era una mujer que abrazó en su madurez la revolución sexual: liberada, despreocupada, independiente, nunca atada al qué dirán.

En ese sentido, Blanche fue una pionera que abrió el camino a las imitadoras que habrían de venir (léase, por ejemplo, Samantha, en Sexo en Nueva York) y un referente para muchas actrices en la ficción televisiva. La mujer que la interpretó, Rue McClanahan, ha fallecido hoy a causa de un derrame cerebral, según ha confirmado su representante, Barbara Lawrence. Tenía 76 años, aunque esa es una información que el personaje de Blanche, siempre coqueto, nunca hubiera revelado.

Nacida en Oklahoma en 1934, McClanahan debutó en Nueva York en 1957. Su primer éxito fue con un papel secundario en la serie Maude (1972-1978), donde coincidió por primera vez con Bea Arthur, que interpretaría a Dorothy en Las Chicas de Oro y que falleció en abril de 2009. Maude era una serie revolucionaria. La protagonista era decididamente progresista, votaba siempre demócrata, defendía la liberación de la mujer y estaba a favor del aborto. Eran los años 70, la resaca de la revolución sexual, una época en la que la propia protagonista vivía integrada su contexto social.

En Las Chicas de Oro, sin embargo, el personaje interpretado por McClanahan lo tenía más difícil. Eran los años de otra revolución: la conservadora, liderada por Ronald Reagan. Una mujer como Blanche destacaba porque parecía estar fuera de lugar. Era la devora-hombres oficial de la televisión, una mujer de insaciable apetito sexual. En realidad era, también, un vehículo para introducir temas serios en la ficción con la apariencia de enredos embarazosos y cómicos.

Por ejemplo: el sida. En 1990, a Rose (Betty White) se le informa de que, a través de una transfusión, puede haber contraído el virus del sida. Ésta se deprime, y considera que su vida está acabada. Es Blanche quién demuestra que la información es valiosísima en casos como ese, y la que recomienda utilizar preservativos y enterarse de la vida sexual y las enfermedades que puedan tener los compañeros de cama. En un momento crucial del episodio, asegura: "¡El sida no es una enfermedad que afecte a mala gente, Rose! No es el castigo de Dios a los pecados de nadie!".

De aquel grupo de cuatro amigas sólo queda una: Betty White (Rose) que a sus 88 años vive una nueva época dorada en la televisión. Un grupo de fans, a través de la red social Facebook, logró que presentara el programa de humor Saturday Night Live el pasado mes de mayo. Sus seguidores han organizado campañas para lanzarla a presentar las galas de los premios Emmy y Oscar; ha aparecido en la portada de New York Magazine y ha estrenado serie (Hot in Cleveland) y película (You Again, junto a Jamie Lee Curtis y Sigourney Weaver).

España contará próximamente con su propia versión de Las Chicas de Oro, que se emitirá en TVE y en la que participarán las actrices Concha Velasco (Dorothy), Carmen Maura (Rose), Lola Herrera (Blanche) y Alicia Hermida (Sophia).

McClanahan tuvo un papel protagonista en la continuación de Las Chicas de Oro, la serie El Palacio de Oro, emitida entre 1992 y 1993. Posteriormente siguió trabajando en televisión, cine y teatro. Uno de sus últimos momentos estelares le llegó donde comenzó su carrera: en Broadway. En 2005 interpretó a Madam Morrible en el musical Wicked, inspirado en la historia de El Mago de Oz. "Hace cosas maravillosas con las vocales en su papel de Madam Morrible, la exuberante jefa de estudios de la escuela. Roba las escenas con un solo gesto de la mano", escribió un crítico de The New York Times.

Así era McClanahan: su papel de mujer que se hace notar la acompañó durante toda su vida, dentro y fuera de la pantalla. Su autobiografía, publicada en 2007, se tituló Mis Primeros Cinco Maridos. En ella relata que se enamoró por primera vez a los cinco años, habla de sus primeros pasos en el teatro, relata sus encuentros amorosos y describe su lucha contra el cáncer, en 1977.

En 2009 sufrió un ataque cardíaco y fue sometida a un triple bypass. Nunca llegó a recuperarse del todo. Su amiga Betty White seguía en contacto con ella y dijo recientemente, en diversas entrevistas, que había recuperado, poco a poco, el habla. Finalmente ha fallecido hoy, dejando el legado de una carrera de 53 años, con un talento que Tennesse Williams describió en 1972, en una crítica teatral: "frivolidad combinada con ferocidad".

Fuente: EL PAÍS