30 de julio de 2010

Verano Azul

Estos días he vuelto a recordarla de nuevo por su reposición en una de las cadenas. Me he sorprendido hoy con lágrimas en los ojos al ver "El final del verano", el último capítulo de la serie. Cuando la vi por vez primera, Tito incluso era un chico un poco mayor que yo. Después fui identificándome con los demás por la edad, por los comportamientos...Me enamoraba de uno, me desenamoraba de otro...Hoy la sigo viendo entrañable por esos momentos de infancia que vuelven, por todas las épocas de la vida que me acompañó y me sigue acompañando, por los dulces aprendizajes de las series que tenían mensaje. Nos enseña que son las cosas sencillas las más especiales y, sin duda, son las más especiales...

Me quedo con muchas escenas. Como tengo reciente la de Pancho corriendo detrás del coche de Julia, el último día de aquel verano, con el cuadro que le regaló en las manos...pues me quedo con ésa.

La vida sigue...