23 de diciembre de 2010

"Me tendré que llevar los cuadros a otro lugar donde me traten bien..."


No sólo la Ley contra las descargas en internet martiriza a los responsables del Ministerio de Cultura. Pasadas las fiestas, el equipo de Ángeles González-Sinde tendrá que enfrentarse al mal trago de cerrar un acuerdo con Carmen Thyssen para la renovación del préstamo de la parte de su colección personal de arte que actualmente reside en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid. Un acuerdo que lleva bloqueado desde hace un año. Ayer mismo, Carmen Thyssenn recordó a la ministra que el plazo se agota en una entrevista en la cadena Punto Radio. "Si no hay acuerdo, el 15 de enero empaquetamos".

Recordemos: el préstamo por 10 años de la colección caduca el 28 de febrero de 2011. Cuando se firmó aquella primera cesión, se previó que el Estado comprara los 200 cuadros (Goya, Picasso, Monet, Van Gogh, Gris, Corot, Constable, Renoir, Sisley, Toulouse-Lautrec, Degas y Friedrich, entre otros). Pero... La relación de Carmen Thyssen con sus 'socios' ha pasado por varias crisis graves (desde el enfado por la reforma del Paseo del Prado hasta las dificultades para exhibir conjuntamente la colección de la baronesa con la de su marido), siempre en un mismo filo: Carmen, diciendo: "Me tendré que llevar los cuadros a otro lugar donde me traten bien...".

Fuentes cercanas a la negociación hacen el relato del estado de la cuestión. "La baronesa anunció hace casi un año que entiende que es un mal momento, que no se puede pedir al Estado que afronte en este momento una inversión grande para comprar la colección [valorada en 800 millones de euros] y ofreció a Cultura otra solución: un alquiler a largo plazo, a 25 años o un periodo parecido, con opción a compra a beneficio de sus herederos. Cultura no aceptó la propuesta y le hizo una contraoferta: un alquiler de dos años y ya veremos. Pero la Baronesa no quiere uun alquiler corto, quiere encontrar una solución para que ya no tenga que preocuparse por la colección".

El último movimiento de Carmen Thyssen ha consistido en ofrecer al Estado una cesión gratuita de la colección durante un año para ganar tiempo. O sea: más o menos lo mismo que pretende Cultura con la propuesta del alquiler de dos años. Sin embargo, Sinde y su equipo no han contestado. Si no lo hacen en las próximas semanas, la baronesa está dispuesta a hacer las maletas y llevarse sus cuadros a quien le ofrezca mejores condiciones.

Nadie quiere que se produzca la ruptura. Menos que nadie, el Ministerio, "porque, además de que el Museo perdería una parte de sus activos, aunque no sea la parte central, tendría que asumir los costes del plan de evacuación de los cuadros". O sea: un dineral. La baronesa tampoco quiere dejar Madrid, "pero cuando dice que ya tiene ofertas para llevarse los cuadros a Qatar o a sitios así, no está hablando de farol. La colección es muy atractiva y las ofertas existen".

Fuente de la noticia: EL MUNDO

9 comentarios:

Goyo dijo...

Sería muy grave. Esperemos que finalmente todo se reconduzca.

Campurriana dijo...

Pues sí que es un problema, Goyo. Yo no quiero que se lleven esta colección y espero que el Gobierno sea inteligente a la hora de negociar en este asunto...

Cornelivs dijo...

Buff...

:S

Un abrazo.

Logio dijo...

Que la expropien y se acabó el problema.

Lito dijo...

No hay buenas soluciones si no hay gente con buenas ideas.
Feliz Navidad.
Un abrazo.

Douce dijo...

Confieso que no conozco el problema. Tan sólo que es complicado por lo que leo. No me a atrevo opinar sobre un asunto en el que no soy más que un "ignorante"

Puedo comprender las explicaciones de la señora "Thyssen-etc..." y supongo que el Ministerio tenga sus motivos , sobre todo las "problemas' económicos en los tiempos que corren.

Por encima de unos intereses y otros está una riqueza cultural nacional que debía encontar soluciones más sensatas que la de la 'expropiación'. (Solución bastante 'democrática')

Esperemos que haya soluciones más razonables por el bien de la 'propietaria', del País, y sobre to de la Cultura,

Campurriana dijo...

Yo también espero una solución más democrática. Tampoco conozco los entresijos de este problema demasiado bien pero apoyo la labor de la baronesa, que supo sacar partido a su palmito para obras muy provechosas para todos, aparte de para ella...

M. Luz dijo...

Si la baronesa se lleva sus cuadros, no hay mayor problema: ponemos marco a cada uno de los titiriteros subvencionados en los últimos dos años y los colocamos en las paredes que actualmente ocupan los Pissarro, Monet, Corot, Renoir, Degas......

No sé, igual no había espacio suficiente en el museo......

Campurriana dijo...

M. Luz, ¡menuda pesadilla!...