20 de enero de 2011

A estraña cidade: A Cidade da Cultura


Apareceu como un furuncho no cú de Compostela. Hoxe en día emerxe entre o entullo como se fose un milagre; o milagre que queren vendernos agora. 
Faime gracia. Moita gracia.

Entrada na que me inspirei: Unha de Amio
Fonte da imaxe: TECTÓNICAblog

5 comentarios:

Logio dijo...

Si ainda fora un museo....

Jota Ele dijo...

Quizás por mi desconocimiento del gallego, no entiendo bien el significado final de la entrada.

Creo entender que no es muy de tu gusto. ¿Por alguna razón en especial?

Campurriana dijo...

Jota Ele, desde mi humilde punto de vista, esta obra que nació para ser principalmente GRANDE, ha llegado a ser, efectivamente, un GRAN agujero, tanto a nivel económico como de contenidos, que se debe llenar ahora con algo que todavía no conocemos.

He estado allí en una reciente visita y, aunque reconozco que a nivel arquitéctonico puede llegar a ser increíble (gran imaginación, por cierto, la de los guías de la visita a la hora de explicar la obra), la sensación que me queda es de tristeza; tristeza por las desviaciones de fondos, por la falta de planificación, por los intereses políticos de los unos y los otros, por no contar con la opinión de la población para absolutamente nada, por el presupuesto incrementadísimo con recpecto al presupuesto original de la gestación del proyecto...incumplimiento de plazos, etc. etc.

Ojalá me equivoque y en un futuro sea ésta una referencia cultural para la ciudad de Santiago y para Galicia. A día de hoy no veo demasiada probabilidad de éxito, la verdad.

De momento, esta mole no me ha convencido absolutamente nada. Repito: ojalá me equivoque.

Douce dijo...

No puedo dar mi opinión. No conozco la obra, ni toda las peripecias y resultados finales.

Suele ocurrir en este tipo de obras que quieren ser 'magnas'. No es el único sitio.

Si la idea no esta mal, arreglemos en la medida posible los desaguisados y rellenemos de contenido las 'fachadas'

Provechoso fin de semana, Campu

Campurriana dijo...

Náufrago, hubo ya diferentes planteamientos desde que nació la idea. Seguimos escuchando otros...

Está claro que ahora, después de todo lo gastado, hay que pensar con cabeza qué se puede hacer con este tremendo "mausoleo". Los beneficios conseguidos hasta ahora sólo los conocen unos pocos "privilegiados".