7 de enero de 2011

Un tal Emilio Duró...



Esta mañana me desperté con este hombre en la radio...
Tengo curiosidad por saber qué os parece su discurso. En la página de Youtube hay muchos vídeos sobre sus conferencias.
Ya me contaréis.

9 comentarios:

Jota Ele dijo...

Ya conocía a este hombre de oídas.

Es un motivador que se dedica a dar conferencias tratando de mejorar el clima de trabajo en las empresas.

Personalmente, me parece un tanto charlatán y, en su afán de querer "insuflar" tanto entusiasmo a sus oyentes, habla tan atropelladamente que es difícil seguirle.

Los hay mejores.

Saludos, Campurriana.

Jan Puerta dijo...

El optimismo y la ilusión no deberían de ser vendidas nunca. Es un derecho adquirido, inherente en nuestro destino.
Viajando por Centroamérica encontré muchos personajes capaces de mover a las masas con su buen hacer verbal. Lo complejo es llevarlo a la práctica.
Un abrazo

Douce dijo...

Campu,

Lo siento. Confieso que quizá no tenga derecho a opinar sobre este buen señor al que no tenía el gusto de...Sólo he aguantado los tres primeros minutos de su discurso. Ni su manera de hablar, de pasear entre los oyentes con ese desparpajo, ni sus supuestas 'gracias' me han hecho sonreír. Me recordaba a los charlatanes de feria ante los que me quedaba embelesado oyéndolos, cuando era pequeño...

Perdona, sería más justo, haber terminado de oír su discurso, pero es de los personajes que no me atraen.

Lo siento, seguramente el problema es mío, no de él.Si escucho un poco más y cambio de opinión o debo 'matizar' te lo diré

Feliz descanso

Douce dijo...

Campu,

He hecho un esfuerzo y he escuchado la 'charla' hasta el final...

Me ratifico en mi primera opinión. Me parece muy bien la historia de la bacteria, de las partes del cerebro... las fuentes de nuestras razones y nuestras emociones. No me convencen tanto sus 'conclusiones' y menos 'sus gracietas'.

Verle caminar, moverse de acá para allá, tanto nerviosismo, tanto "¿vale?", "¿me entendéis", con suficiencia, comerse las palabras no me conduce a asimilar, ni al sosiego...

Logio dijo...

Pues he ido a por mas y me lo estoy pasando bien.

rosana dijo...

A mí sí me gusta. Me he detenido porque una compañera me ha hablado de él. Tan solo he mirado el primer vídeo, pero sin duda seguiré mirando. Cualquier enfoque nuevo me gusta, nos mueve de la silla. Creo que ha movido de la silla al auditorio, lo cual predispone a la escucha y aprendizaje. Un abrazo, gracias.

Campurriana dijo...

Añado que estuve viendo antes de emitir mis juicios de valor varios vídeos y entrevistas de Emilio Duró que cuelgan por internet. Ninguno me sorprendió e incluso no me gustó su forma de hablar tan atropellada, sus gracias tan machacadas, su exposición de una serie de obviedades...

Os aseguro que he escuchado muchas, muchísimas conferencias, charlas, participaciones o como queráis denominarlas...De los cientos y cientos de hombres y mujeres que se han puesto frente al auditorio, poquísimos me han sorprendido gratamente. Por desgracia, la mayoría de las palabras que interesan se quedan en el interior. Obviamente, no interesa contar ciertas cosas...Hay otras personas que, directamente, no guardan tampoco nada en el interior. Para el caso, es lo mismo. Y me refiero para el caso...

Respeto, desde luego, las opiniones diferentes a las mías. Sólo faltaría.

José María Díaz dijo...

Parecía un monólogo de un show... pero realmente llega en muchos momentos, es un mensaje sencillo y directo. Me vi la conferencia enterita!!

Feliz año!!! hacía tiempo que no me pasaba!!

campu dijo...

Puede que este mensaje necesite ser escuchado aunque lo conozcamos y entendamos de sobra...No te digo que no, José María. No me llega este hombre pero quizá los dueños de los comercios que estaban allí presentes salieron con más motivaciones para modificar sus conductas erróneas.

Me recuerda al libro del queso que se hizo tan famoso. Nos cuesta adaptarnos al cambio.