26 de febrero de 2011

Una película: El discurso del rey


Acabo de verla ahora. ¿Cómo podría describirla?. Sencilla, entrañable, emotiva, dulce. La historia de la relación entre dos hombres; de la confianza, del respeto, de la comprensión que fluye en esa relación que aparece en todos y cada uno de los momentos del filme cargada de contenido, de contenido real. La inteligencia, la valentía, el esfuerzo, la dedicación. Pues claro que me ha gustado. Me ha costado encontrarla pero al fin lo he conseguido entre esta lista interminable de películas nominadas a los Oscars que no valen, que no transmiten. Al fin puedo decir que ésta sí que vale; ésta y Biutiful de todas las que he podido ver hasta ahora que no son todas.

Me quedo con alguna escena especialmente que no quiero describir por si aún no la habéis visto y pretendéis hacerlo. Los enfoques, los juegos de planos, las miradas poderosas, el peso de la educación, las conversaciones con contenido y, de ambos (si tengo que elegir), con Geoffrey Rush.

Gracias por vuestras recomendaciones, navegantes.
Seguiré viendo cine.

1 comentario:

Luis Lópec dijo...

Tengo ganas de verla. Gracias por la crítica. Besucos.