8 de mayo de 2011

José María Gabriel y Galán



Señol jues, pasi usté más alanti
y que entrin tos esos,
no le dé a usté ansia
no le dé a usté mieo...

Si venís antiayel a afligila
sos tumbo a la puerta. ¡Pero ya s'ha muerto!

¡Embargal, embargal los avíos,
que aquí no hay dinero:
lo he gastao en comías pa ella
y en boticas que no le sirvieron;
y eso que me quea,
porque no me dio tiempo a vendello,
ya me está sobrando,
ya me está gediendo!

Embargal esi sacho de pico,
y esas jocis clavás en el techo,
y esa segureja
y ese cacho e liendro...

¡Jerramientas, que no quedi una!
¿Ya pa qué las quiero?
Si tuviá que ganalo pa ella,
¡cualisquiá me quitaba a mí eso!
Pero ya no quio vel esi sacho,
ni esas jocis clavás en el techo,
ni esa segureja
ni ese cacho e liendro...

¡Pero a vel, señol jues: cuidaíto
si alguno de ésos
es osao de tocali a esa cama
ondi ella s'ha muerto:
la camita ondi yo la he querío
cuando dambos estábamos güenos;
la camita ondi yo la he cuidiau,
la camita ondi estuvo su cuerpo
cuatro mesis vivo
y una nochi muerto!

¡Señol jues: que nenguno sea osao
de tocali a esa cama ni un pelo,
porque aquí lo jinco
delanti usté mesmo!
Lleváisoslo todu,
todu, menus eso,
que esas mantas tienin
suol de su cuerpo...
¡y me güelin, me güelin a ella
ca ves que las güelo!...
 



7 comentarios:

Logio dijo...

¡Grande y triste!

Jota Ele dijo...

Maravilloso el verso del genial poeta salmantino, Campurriana.

Muchas gracias por tu cariñoso comentario en el cumpleaños de mi hija menor.

Besos.

Campu dijo...

Logio, me enteré que la recitaba mi abuelo. Es realmente triste y muy expresiva. Mucho.

Jota Ele, no conocía a este poeta e internet me ha dado la oportunidad de poder leer algo de su obra. Es un pequeño homenaje a sus letras, a sus denuncias casi silenciosas. Ese silencio a gritos...

Me pareció muy emotiva tu felicitación. Me gustó mucho.

:)

Douce dijo...

Campu, el Náufrago también recitó "El embargo" en el colegio. Pero no lo hizo en el extremeño 'castúo' de Guijo de Granadilla donde pasó gran parte de su vida el poeta. Él la recitó en castellano salmantino:

"Señor juez, pase usté más alante,
Y que pasen todos esos..."

Años más tarde, en una semana de "Recuperación de Pueblos abandonados" el Náufrago tuvo ocasión de conocer y trabajar en Granadilla con un grupo de alumnos.

El pantano que lleva su nombre hizo que los habitantes de Granadilla,cabeza de esta zona del norte extremeño tuvieran que repartirse entre los distintos pueblos de la comarca. Sólo el 1 de Noviembre de cada año volvían a poner flores en el cementerio donde descansaban sus familiares.

Un excelente recuerdo de aquellos días, levantando tapias, cuidando animales, adecentando el pueblo sin vecinos...

Gracias por recordarme todoas esas vivencia y al salmantino Gabriel y Galán.

Campurriana dijo...

Náufrago, me ha encantado tu historia. Gracias por compartirla con nosotros. Imagino que mi abuelo la recitaba en castellano "de Segovia"...
Gracias, de verdad.

LUNA dijo...

Sin comentarios,aun estoy emocionada,son recuerdos muy emotivos.

Ani Excelsior dijo...

Conocía "El embargo" desde hace unos años. Sin embargo no esperaba que viniera el aciago día en que habría tanto robo, tanto embargo, tanto hdp y tanto llanto.