27 de junio de 2011

Castilla de mis amores...






Tú me levantas, tierra de Castilla,
en la rugosa palma de tu mano,
al cielo que te enciende y te refresca,
al cielo, tu amo.

Tierra nervuda, enjuta, despejada,
madre de corazones y de brazos,
toma el presente en ti viejos colores
del noble antaño.

Con la pradera cóncava del cielo
lindan en torno tus desnudos campos,
tiene en ti cuna el sol y en ti sepulcro
y en ti santuario.

Es todo cima tu extensión redonda
y en ti me siento al cielo levantado,
aire de cumbre es el que se respira
aquí, en tus páramos.

¡Ara gigante, tierra castellana,
a ese tu aire soltaré mis cantos,
si te son dignos bajarán al mundo
desde lo alto!

Miguel de Unamuno 


Recién llegada de estas tierras que tanto me gustan. Añoro ya, en este preciso instante, todas las visiones de esa Castilla que engancha, que alimenta, que calienta, que produce nostalgia por cada una de las estampas que nos regala...

Las fotografías acaban de salir del móvil, sin ningún tipo de retoque, como bien se puede comprobar. Parecen cuadros y las pinceladas ese paso de un tiempo detenido a propósito, impasible, robusto, con la moraleja de un pasado que no debemos olvidar nunca.

Seguiré contando...

Me alegro de veros, navegantes.

8 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Ancha es Castilla!

Goyo dijo...

Bienvenida de nuevo. Bonitas imágenes. ¿Veo que has sobrevivido al infierno (por la temperatura) de la meseta?

En Valladolid, a esta hora, 11 de la noche... 32 grados.

Logio dijo...

Me encantan los castillos.

Ángel dijo...

Tu reportaje tiene el valor de lo inmediato, de lo sabroso, de la nostalgia y las ganas de una tierra.
Que bien eliges siempre las palabras.
Abrazos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué bella es esta tierra nuestra.

Merce dijo...

Bienvenida!!! :)

Douce dijo...

Los reconozco, me saben a permanentes y cercanos esos amplios cielos, esas torres, esas almenas, esos eternos soportales… Esa Castilla sobria, recia, luminosa, algo severa y dulce a la vez. Castilla humilde y altanera, tranquila y comunera, cuna de una lengua que traspasó océanos…

Feliz retorno

Campurriana dijo...

Juan, anchísima...

Goyo, no te imaginas el calor que desprendían las piedras...para compensar también estuvimos en la sierra...

Logio, una ciudad amurallada como Ávila es un tesoro. Recordaré siempre la llegada con la muralla iluminada...Preciosa.

Ángel, las fotografías no son de ninguna calidad pero lo que se esconde detrás de ellas sí lo es...las palabras me salen del corazón. Soy una perdida enamorada de Castilla. Gracias por tus amables palabras.

Pedro, pasaré pronto por esas tierras que pisas...

Gracias, Merce. Bien hallada (creo que es la primera vez que escribo esta palabra de dos).

Gracias, Náufrago y Douce. Sé que Castilla también forma parte de vosotros. Lo sé...