5 de junio de 2011

Los indignados y sus indignaciones

Fuente de la imagen

Se siguen haciendo debates sobre el 15M. Se seguirán haciendo.

Mientras Libertad Digital fabrica las noticias en su planta de producción, otros charlan en las plazas. Cada uno tiene su opinión sobre el movimiento y todas deberían ser tratadas con respeto siempre que exista respeto en las disertaciones.

Yo sigo pensando que el movimiento en sí es positivo, incluso si no puede realizarse un cambio efectivo. El movimiento en sí es ya un azote al sistema, un azote a una sociedad hasta ahora dormida.

 Gracias a La acequia por mostrar otros puntos de vista.

2 comentarios:

Ángel dijo...

Lamentablemente en el panorama actual, sobran voceros, sobran prepotentes, sobran tergiversadores, sobran provocadores ....
Pero también es cierto que faltan ideas claras y conceptos esenciales, políticos y sociales, que den respuestas actuales y futuras. Que sepan unir las cuestiones coyunturales que asfixian el día a día de la gente, con las necesidades a largo plazo, del cambio de una sociedad, de una economía y de un sistema que hace tiempo viene demostrando su agotamiento, las dramáticas contradicciones en las que se sostiene y las desigualdades, injusticias y destrucción que provoca.
Mucho queda por hacer, pero sólo se conseguirá con críticas constructivas y aportando ideas y soluciones que beneficien a la inmensa mayoría, con el fin de acabar con las lacras actuales.

un abrazo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Gracias a ti por difundirlo.