16 de junio de 2011

Sigo siendo una indignada




Me voy a permitir el lujo de utilizar una fotografía que desde el principio de este movimiento me pareció simbólica. La fuente de la imagen se encuentra en el blog Instantes de Sebas Navarrete; siempre tan interesante, tan respetuoso, tan sencillamente complejo o complejamente sencillo... 

Últimamente estoy escuchando a muchas personas comentar, que a raíz de tantas polémicas, tantas noticias "interesadas", se desvinculan de este movimiento, de esta indignación que se respira en las calles, en las plazas y, no lo olvidemos, en las casas (si es que hay casa)... 

Lo cierto es que me duele escuchar voces tan sumamente intransigentes, tan sumamente partidarias. Los indignados somos casi todos, me atrevería a decir...

Puede que no estemos frente a los "centros de decisión" porque aún conservamos el trabajo y tenemos que ir a la oficina, puede que pensemos que nuestros hijos podrían estar ahí mañana porque no lo tienen y por eso apoyamos la manifestación coherente, la lucha por derechos justos, cualquier defensa de las personas trabajadoras; las que están dispuestas a levantarse cada mañana para aportar (elimino entonces aquí a aquéllos que quieren vivir del cuento).

Sigo siendo una indignada a pesar de lo que diga Losantos. No soy de ninguna organización pro-terrorismo ni tengo pulgas. Y lo de tener pulgas no sería lo peor, claro...

¿Utopía?. Puede ser...pero lo que me indigna más a mí no es la indignación precisamente, sino la falta de ella en estos tiempos que corren.

14 comentarios:

Anderea dijo...

Suscribo, Campurriana. Bien, muy bien dicho.

¡Gracias! Y un abrazo.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Pues yo... más.

· Saludos

CR & LMA
________________________________
·

Dean dijo...

Extraordinariamente bien dicho.
Un saludo.

Merce dijo...

Y yo tambien!!!

Douce dijo...

¡Cómo no se va a estar 'indignado' con la que está cayendo! Y no me refiero a lo que está ocurriendo desde hace un mes. Viene de mucho más lejos.

¿Razones para estar 'indignados'? Todas, muchas por lo menos. Indignarse es sano, sobre todo si se hacen cosas positivas y se habla menos.

Sigo 'indignado', pero me he desligado de algunas de las formas de hacerlo. Participé el día 15-M y algún tiempo después, pero Douce y yo no estaremos el día 19. No me gusta el cariz que está tomando, aunque sea por parte de algunos sectores de tanto 'indignado'.

Respeto y mucho las decisiones de los demás. A lo mejor estoy equivocado.

Descansada noche, Campu

Campurriana dijo...

Náufrago, nos hemos cruzado en los saloncitos respectivos. Ya he leído tus últimas entradas "indignadas". Mi apoyo a esa carta de Hessel.

Todos deberíamos estar indignados con la que está cayendo...siempre, como no, aparecen grupos no deseados en este tipo de movimientos que pretenden mezclarse para conseguir beneficios no merecidos por su parte. Es triste pero inevitable.

Felices sueños a todos. Descansada noche.

Ángel dijo...

Completamente de acuerdo.
Aunque como buena terapia de higiene personal, te aconsejaría no hacer ni caso de ese tipo de gente (Losantos y compañía) ...

Por cierto en Madrid el domingo 19 hay una marcha que acaba a las 14:00 frente a las Cortes. Yo voy.

Abrazos

Alma dijo...

La forma en la que políticos y periódicos se han puesto de acuerdo para tratar a la gente que está en la calle peleando por lo suyo es tan absolutamente indecente que no hace nada más que darnos la razón. Ladran ,luego...


Un saludo

Gatopardo dijo...

Una vez puesto nombre a los "Indgnados", pongamos nombre a los "Indignos".

Luna dijo...

Suscribo tu reto Gatopardo,con nombres y apellidos.

Luna dijo...

Y a ti campurriana,¡no te comas el coco!disfruta de la vida y que se indignen los demas.Besitos guapa.

Sebastián Navarrete dijo...

Primero, muchas gracias.
Muchas veces me he preguntado, seguro que muchos no lo hemos preguntado, como era posible que ante tanto abuso de políticos, banqueros, del capital, la sociedad se quedara callada, que no se hiciera nada. El movimiento de 15 de mayo es la respuesta que algunos estábamos esperando. Por poner sólo un ejemplo, ¿se puede consentir, que a una familia que se le priva de su trabajo, que apenas si tiene para mal comer, se la deje en la calle por no pagar a unos prestamistas, que se reparten beneficios millonarios mientras que el gobierno mira para otro lado y cuando los mira es para ingresarles miles de millones que todos, hasta esa familia que se desahucia, hemos pagado con nuestros impuestos?
El camino será difícil, el poderoso, el capital tratará de desprestigiarlos, de destruirlos. Utilizará medios de comunicación, políticos, policía, todo lo que esté en sus manos, para acallar sus voces, pero ya nada es ni será igual después de ese 15 de mayo de 2011, por mucho que les pese y les fastidie a muchos. Tan sólo algo mas, el tratar de desprestigiar de insultar a una persona con calificativos como “perro-flauta” nos pone en antecedentes y nos da la pistas del tipo de persona que lanza esos insultos, unos miserables.
Saludos de un Perro-flauta.

Amio Cajander dijo...

Yo es que pulgas ya tuve alguna vez asi que...

Lamentablemente me ratifico en lo que dije desde el primer día.

Los de los parlamentos si me representan (aunque a mi pesar) pero lo hacen. A otros no les di todavía mi representación.

No creo que infringir reiteradamente la ley aunque sea pacificamente sea un buen camino.

De los grupusculos mas intransigentes (y violentos sean o no inducidos) no quiero ni hacer mención.

Me sorprende que haya organizaciones soportadas por findos publicos, que no se caracterizan precismanete por su transparencia, que se hayan alineado con el movimiento para pedirla a los gobernantes que los financian.

Sigo pensando que la a revolución no funcionará si no empieza por uno mismo lo demás es un Happening

Campurriana dijo...

Es complicado sentirse completamente identificado con un movimiento y, sobre todo, tan variopinto y nacido a golpe de crisis, de indignación generalizada... A mí, desde luego, los parlamentos no me representan, tampoco los que quieren vivienda gratis sin dar palo al agua, ni los que se esconden por sucios intereses tras disfraces de lucha por el interés general...

Te doy la razón, Amio. Si nosotros mismos no aportamos nuestro granito de arena, no habrá servido de nada. No se solucionan las cosas sólo gritando...

Y no. Los parlamentos no me representan en absoluto.