20 de julio de 2011

Y nada más...

Se me hace tan difícil asumir que después no haya nada...que personas tan importantes se vayan y nada más...

Fuente de la fotografía

6 comentarios:

Sebastián Navarrete dijo...

Creo que los que se van no lo hace del todo siempre que se mantengan en nuestro recuerdo. Por otro lado, ¿que sería de la vida sin la muerte? sería insoportable. Abrazos Campurriana, que tengas buen día.

Ángel dijo...

Es un aspecto cultural, en otras sociedades, al margen de la religión, la muerte no se dramatiza, se toma como un proceso más de la vida.
... pero es tan difícil.
Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

pero es así exactamente: solo queda lo que nosotros recordemos

Campu dijo...

Pedro, es así exactamente...la huella que dejamos en los demás es lo que perdura...

Gracias a todos por vuestras aportaciones. La muerte es siempre difícil de asumir ya sólo por no volver a ver, tocar, reñir, amar...a nuestros seres más queridos...

Me quedo con lo positivo. Quiero quedarme con eso cuando me toca pensar en tantas cosas inevitables y, a la vez, tan naturales...

Goyo dijo...

Nos quedamos todos con lo que hemos vivido al lado de ese alguien. En la suerte, la buena suerte que hemos tenido conociéndole.

Campu dijo...

Si es ese recuerdo que dejamos en los demás el que perdura, debería hacernos pensar más esta afirmación...

Menudo temita para el verano. Entre esto y Víctor Manuel me voy a quedar sin navegantes en el saloncito...
:)