6 de septiembre de 2011

Y me acordé de Sebas en Urueña...(Una serie de días atrás IX)



Orgullo
Aunque sufra del mundo los desdenes
de mi vida de artista en la carrera;
aunque pasen altivos a mi paso
los hombres de alma ruin que nunca sueñan;
aunque salgan aullando a mi camino
los famélicos lobos que me acechan
con la envidia voraz; aunque en mi lucha
hambre y frío sin límites padezca;
aunque el mundo me insulte y me desprecie
y por loco quizás también me crean;
aunque rujan tras mí ensordecedoras
tempestades de envidia; aunque me vea
harapiento y descalzo por las calles,
inspirando piedad e indiferencia;
y, en fin, aunque implacables me atormenten
las más grandes torturas, aunque vea
que a mi paso se apartan las mujeres
por ver con repugnancia mi pobreza
(pero quizás ignorando de mi alma
el tesoro de ensueño que se alberga),
nada me importará, porque yo siempre,
caminando sereno por la tierra,
con el alma latiendo por la gloria
y flotante a los vientos mi melena,
iré diciendo al mundo con voz fuerte,
¡con voz en la que vibre mi alma entera!:
-Es verdad que yo sufro; pero oídme:
¿qué me importa sufrir si soy poeta?


Y regresé a Urueña de nuevo; la Villa del Libro. Queda cerca de la autovía y es mucho mejor disfrutar allí de la gastronomía del lugar que comer en alguna estación de servicio.
Y si promociona la lectura, pues ¿qué más queremos?.

Merece una visita.

7 comentarios:

Ángel dijo...

Sin duda, la gastronomía en los pueblos da cien mil vueltas a los prefabricados en las vías de servicio ... Bonita entrada, me paso por su blog.
Gracias por la recomendación
Un abrazo

Jota Ele dijo...

Fíjate que Urueña es un sitio que siempre está en mi agenda y, por alguna razón u otra, no he podido ir a comprobar "in situ" ese formidable proyecto pionero que deberían seguir muchas otras localidades de España. Hoy me lo has traído a la cabeza nuevamente y vuelvo a experimentar esa inquietud de realizar esta agradable tarea pendiente.

Coincidimos plenamente en nuestra opinión por Pérez Reverte. algunas veces no estoy de acuerdo con él y hasta me llega a molestar el tono de alguno de sus escritos. Pero, otras, tengo que acordar que hay que decir lo que él dice y cómo lo dice. El artículo sobre el gobierno en general y Zapatero en particular y este del turismo que nos invade, me parecen soberbios.

Saludos cordiales, Campurriana y muchas gracias por tu comentario en "La Entrevisata".

Ya sabes.

Goyo dijo...

Este verano he estado a punto de ir en un par de ocasiones. Lo he pospuesto para ir en otoño, cuando empiecen a acortarse los días y sea más maravilloso comprar un libro y disfrutarlo en esas tardes de meseta junto a la ventana.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Un lugar especial. Recomiendo visita en mayo y quedarse hasta la puesta de sol. Espectacular.

Sebastián Navarrete dijo...

Urueña, sus murallas, sus librerías, y unas personas cargadas de ilusión y buenas intenciones que aman los libros. Mis mejores deseos.
Campurriana, gracias, muchas gracias.
Abrazos.

Douce dijo...

No sabes cuánto me he alegrado al oír ese topónimo: URUEÑA que ya en sí mismo suena a paisaje,a libro, a cultura, a pueblo, vida, luz y sencillez.

Me encantó cuando la visité, hace ya algunos años en uno de mis viajes hacia Salamanca, apartándome un poco de mi ruta. Pero valió la pena. He deseado más veces desviarme de nuevo pero ahora mis viajes en tren, no me lo han permitido, pero de alguna manera volveré.

La he revivido visitando su Web y me ha enriquecido más al visitar el blog de Sebas y leer sus versos.

Mil gracias Campu, quizá la repasaré en la isla

Campu dijo...

Ángel, está muy cerquita de la autovía Madrid-La Coruña. Así que si te apetece cambiar de aires cuando viajes por ahí, ya sabes...

Que conste que no me pagan comisión alguna. Jejeje

Jota Ele, tener tareas pendientes agradables tampoco está mal. De todas formas, tienes que acercarte un día por allí y sumergirte en el paisaje, en los libros, en los ricos manjares...
Ya me contarás.

Goyo, seguro que también es buena época y si me hablas de tardes de meseta y ventanas y lectura...ya me convences totalmente.

Pedro, no he podido disfrutar de la puesta de sol porque siempre he pasado a la hora de comer...Quizá algún día me quede por allí...quién sabe...

Sebas, gracias a ti una vez más. Las intenciones que aman los libros...me gusta... :)

Náufrago, puedes visitarla de muchas maneras. Un pueblo que fomenta la buena lectura es, sin duda, un gran pueblo.

Si vais de nuevo o por primera vez, agradecería que nos contaséis vuestras experiencias...

Feliz tarde, navegantes. Y gracias por compartir tanto.