28 de marzo de 2012

Desencantada (Huelga)

Fuente de la imagen

Partiendo de que no existe tal democracia en este tipo de decisiones, me aburre soberanamente el hecho de tener que escuchar en el "después" a los diferentes medios de diferentes pagadores inclinar la balanza hacia el lado que más les cobija en cuanto a seguimiento de huelga se refiere. Estoy cansada de estas historias; de que, elija lo que elija mañana, me coloquen incrustada una bandera con la que no me identifico en absoluto cual muñeco inocente en la espalda o, peor aún, cual puñalada trapera. 

Presiones por un lado y presiones por el otro. Unos que desean ejercer su derecho a huelga no podrán hacerlo por la amenaza sútil del que les paga aún a día de hoy, y otros que desean acudir a su trabajo normalmente, aunque indignados también, tendrán que sortear todo tipo de obstáculos de mayor o menor dificultad para entrar en la oficina.

Vivimos en un puro teatro dirigidos como muñecos de trapo. La realidad es la que nos cuentan nada más y facilitamos a los que manejan los hilos nuestra propia muerte

Claro que hace frío. Mucho frío.

9 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Pareces pesimista pero no has dicho más que la triste verdad.
Salu2

Luis Lópec dijo...

Si eres trabajadora y has leído la nueva reforma laboral no hay más historia: tú decides.

Mariluz dijo...

Lamentablemente es así. Mañana por la noche, la huelga habrá sido un éxito o un fracaso según quién esté opinando en ese momento.

Luis Lópec dijo...

¿Hay razones para la huelga?

SÍ: Sindicatos, partidos, indignados...
todos tienen motivos para ir el 29-M
NO: Gobierno, patronales y los mercados, a favor de ir al trabajo


1) Despido más barato y fácil. La reforma abarata el despido objetivo a 20 días por año y amplía los supuestos de aplicación (basta una simple previsión de caída de ingresos). Además, ahora es el trabajador el que ha de demostrar que un despido es improcedente, y no al revés.

2) ERE a funcionarios. La nueva legislación perjudica seriamente a millones de empleados públicos: permite los expedientes de regulación de empleo en entidades públicas con ajustes presupuestarios.

3) La precariedad se hace "crónica". La nueva reforma crea un nuevo contrato de "apoyo al empleo" que posibilita ser despedido sin indemnización el primer año; además, ahora los jóvenes pueden encadenar contratos temporales hasta los 30 años, y la empresa puede modificar unilateralmente las condiciones –sueldo, horario, jornada...– de sus empleados indefinidos.

4) Los parados, a trabajar gratis. Afecta también a los más de 5 millones de parados: desde febrero pueden obligarlos a desempeñar labores a favor de la comunidad si perciben alguna prestación y no están apuntados a ningún curso de formación.

5) Ni rastro de las medidas en el programa electoral. La reforma laboral de Rajoy era apenas una vaga propuesta en el programa electoral. Durante la campaña no dejó entrever que fuera a aprobar algo así. Además, pese a que durante meses se urgió a patronal y sindicatos a llegar a un acuerdo, el Ejecutivo presentó su reforma sin consenso por parte de los trabajadores.

6) Expertos alertan: no creará empleo. Ya lo reconocieron miembros del Gobierno y lo han suscrito economistas y expertos: la reforma no ayudará a crear empleo. "No aborda la dualidad", sostienen en la fundación Fedea; la consultora PwC cree que por sí sola no servirá: "Son necesarias otras reformas que impulsen el consumo y la actividad".

7) La situación es excepcional. Con cinco millones de parados, recortes en todo tipo de servicios y subidas en tasas e impuestos, España sufre una situación inédita en su historia reciente. No parece descabellado convocar la que sería solo la sexta huelga general de la historia española.

8) Es un derecho fundamental. Aunque denostado en los últimos tiempos, el de huelga es un derecho fundamental de la Constitución (art. 28), que se ejerce cuando cada ciudadano lo estime.

9) Despidos incluso con baja médica. La reforma legitima los despidos procedentes para aquellos trabajadores que acumulan nueve días de baja en un mes, aunque sea justificada.

10) Las huelgas a veces funcionan. Ya ocurrió en 2002, con la huelga general que sufrió el expresidente Aznar; entonces, se logró dar marcha atrás a la reforma laboral, aun ya aprobada.

Anderea dijo...

Pues yo mañana pagaré el dinero correspondiente por no ir a trabajar. Y me apena el no poder ser un número más en cualquiera de las manifestaciones que habrá en mi ciudad. Familia obliga.

No veo yo que esta reforma ni la actitud del gobierno ni las cosas que dicen y hacen ni lo que va llegando a mi empresa sea de mi mínimo agrado sino más bien todo lo contrario.

Yo no voy a obligar a nadie a no trabajar, ni a informar ni a desinformar, sólo voy a pagar dinero por expresar mi desacuerdo. Un dinero que me viene de cine para llegar a fin de mes con cierta tranquilidad.

Ya expresé mi disconformidad con este gobierno y con el anterior utilizando mi voto. Ahora lo haré de esta otra manera. No soporto ver sufrir a familias en paro ni ver a la juventud sin futuro o explotada, ver que cuando se trata de pagar platos rotos no se mire en la dirección de los primeros responsables sino, muy al contrario, se les ayude sin control.

En fin, todo eso y más, que si no vemos, nunca lo llegaremos a ver por que alguien lo vuelva a repetir.

Así, Campu, que no te aburriré más.

Hagas lo que hagas mañana, que tengas un día estupendo.

Un abrazo.

Anderea dijo...

Ay, sí, aún hay algo más que me lleva a hacer huelga mañana y que me parece importantísimo: el miedo. El miedo que siento a perder, desde mi puesto de trabajo hasta la alegría de la gente en la calle, pasando por lo que con muchos años de esfuerzo he ido consiguiendo, fundamentalmente una cierta estabilidad y relativa "comodidad" para mi pequeña familia. ¿Por qué he de vivir en el miedo ahora, además, que ya no soy para nada joven?

Esto del miedo no podía dejármelo dentro porque está cambiando, desgraciadamente, bastante mi vida.

Ahora ya sí, Campu. Buena noche y, como te deseaba antes, estupendo día mañana.

TORO SALVAJE dijo...

La farsa de los unos y de los otros.
Ya me cansan.
Me gusta que me utilices.

:P

Besos.

Goyo dijo...

Si convocara esta huelga alguien que no fuera estos sindicatos... quizá la apoyaría. Con esta gente, ni de coña.

Ripley dijo...

estoy de acuerdo hasta la ultima frase con la que discrepo, no creo que "la realidad" sea la que nos cuentan, eso es lo que ellos quieren que creamos, es el mundo virtual y cerrado en el que viven aislados del dia a dia de la gente. esa es la realidad verdadera y sí tienes toda la razon en lo de las etiquetas, yo estoy harto que me llamen facha por el simple hecho de que me gusten los toros o ame a mi pais pero no me importa, me preocupa mas que esa gente utilice las palabras que han heredado de sus mayores sin tener el menor conocimiento de lo que hablan, y ya si te coaccionan o usan de la violencia ni hablamos,en fin.

un besito