3 de mayo de 2012

¿Quién dijo que todo está perdido?...




Gracias, Marian.

Recomendada lectura de La acequia
Añadía a este post de Pedro Ojeda lo siguiente:

...muchos todavía recuerdan el estado de consumo que ha generado la crisis como el lugar óptimo al que volver sin darse cuenta de que la fiesta ya se ha terminado.

Me quedo con esta frase tuya, Pedro. Totalmente de acuerdo. Y el otro día, hablando del mismo tema, un amigo añadió...."y no tiene por qué ser peor".

Me dejó pensando...

11 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Efectivamente hay que darse cuenta de que la fiesta terminó. Y creo que para siempre. Está bien.

Ángel dijo...

La mayoría no disfrutamos de tal fiesta, tan sólo nos llegaron las sobras del catering ...

TORO SALVAJE dijo...

Ahora podemos comernos los unos a los otros.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¡Gracias por el enlace! Todo un honor provocar tu pensamiento.

Anderea dijo...

Copi, Campu, el comentario que he dejado en el blog de Ojeda:

A finales de los sesenta y ahora:

"Nos hemos cansado de tomar el metro. Tomemos el poder".

Pero cuál es "el lugar del poder". Sí, es difícil encontrar ese lugar, el lugar-símbolo del poder. En este mundo globalizado el poder real, el que mueve el mundo (el que genera y no detiene la crisis) no está en las sedes de los gobiernos ni en las de las jefaturas de los estados. De no ser que sus moradores tengan a su vez el gobierno de las multinacionales. Son manos privadas quienes tienen el poder. Pero ¿cuáles?

La conciencia social, la unión para detener, controlar, tomar (?) ese poder.

De modo pacífico, tenemos el voto, pero el voto, en el mejor de los casos, sólo movería los gobiernos, no el verdadero poder.

Sin embargo, ¿qué hizo Lula? ¿Nacionalizó? Y ahora la imagen es Obama hablando con la presidenta de Brasil. ¿Qué había ocurrido en Brasil? Educación popular, Paolo Freire y sus seguidores.

De modo pacífico, entonces, también la información, la educación por los canales que se pueda. También en los blogs, en las redes sociales. La esperanza, la palabra, la voz y no sólo el problema.

Decir "las migajas del catering". Decir "la fiesta para los poderosos no ha acabado".
Decir "queremos vivir bien".

Interesantísimo análisis. ¿Y ahora?

El Náufrago dijo...

Campu,

No sé qué fue primero: si el huevo o la gallina, el señuelo o los que están ansiosos de picar... Eso ya es lo de menos: el orden no altera el producto.

Habrá que empezar de nuevo a aprender a sumar y restar. Los que multiplicaban, ya han han empezado a dividir... y a éstos le cuesta más que le salgan las cuentas. Hay algunas respuestas.

x2-x-1=0 ¿Cómo resolvemos la ecuación? Confieso que a mí las matemáticas siempre se me dieron muy mal

Juan Nadie dijo...

Pues para dársete tan mal, Naúfrago, acabas de escribir la Proporción aúrea. Una de las soluciones de la ecuación de segundo grado que has puesto es: (1+√5)/2, la "proporción aúrea", una proporción que parece agradar especialmente a la mente humana. En todo lo que consideramos bello o simplemente agradable a la vista encontramos la proporción aúrea. Las proporciones aúreas del Partenón griego son bien conocidas, pero es que podemos verlas, y no por casualidad, hasta en las tarjetas de crédito de los bancos, a ver si te crees que los bancos son tontos.

Campurriana dijo...

Pues sí que os ponéis profundos. Y con la proporción aúrea...

Prometo darle una vuelta.

Felices sueños a todos.

El Náufrago dijo...

Juan,ya me habría gustado que alguno de mis profesores de matemáticas me hubiera 'animado' como tú. Me atasqué cuando a los doce o trece años me perdí en el álgebra. Debo decir también que el profe no fue de los mejores.

Lo que sí me interesa ahora, sin seguir entendiéndolo del todo, es la relación entre las matemáticas y el arte, las proporciones áureas con la música y la naturaleza.

Hasta hace muy poco no había oído hablar de "la sucesión de Fibonacci" y su relación con el arte y configuraciones biológicas, en las flores, en la concha de los caracoles...

Y nosotros hablando de crisis. El mundo está bien construido, los que lo (jod...) perdón: fastidiamos somos nosotros.

Un saludo
-------------
(Campu: de 'profundo', por lo que a mí toca, Nada. Sensible, un poco)

Juan Nadie dijo...

Quien encuentra un buen profesor (de Matemáticas o de cualquier otra materia) no sabe lo afortunado que es, Naúfrago. Yo, en este sentido, he tenido mucha suerte. Puedo enumerar algunos extraordinarios profesores, como Thomas Ara, Miguel Ángel García Guinea, Julio Valdeón, Víctor García de la Concha... y no quiero olvidarme de alguien menos conocido pero excepcional por sus métodos de enseñanza, y del que he aprendido un montón (en cuanto a métodos, me refiero): mi profesor particular de latín Cecilio F. Testón (también pintor), de quien lo último que sé es que era el cronista oficial creo que de la villa de Llanes, si no ha fallecido, que espero que no.

En relación con temas matemáticos, ahora mismo el diario El Mundo está editando una colección divulgativa que está realmente bien. Concretamente hay dos libros relacionados directamente con lo que dices y que merece la pena leer: "La proporción áurea. El lenguaje matemático de la belleza", de Fernando Corbalán y "La armonía numérica. Música y matemáticas", de Javier Arbonés y Pablo Milrud.

Campurriana dijo...

Tomo nota. Muy interesante.
Gracias por compartirlo.

Sensibilidad...me gusta.