13 de junio de 2012

De pelotazos, pelotas, pelotillas y pelotones...

Fuente de esta imagen

Con esto del furbo nos hemos olvidado de los Urdangarines, de los faisanes, de los trajes, del Cachuli y de la Panto. También nos hemos olvidado de los banqueros y de sus elegantes formas de robar, de la monarquía versus la república, de los terremotos financieros, del hundimiento de Europa y de las medidas inútiles pero populistas de estos gobiernos que nos desgobiernan y que siempre, para bien o para mal, quieren ardientemente estar en el candelabro de todas las portadas.

Escupen primero, ven cómo respiras después y te la meten en cuanto pueden cuando tú se lo pones fácil. 

Campu sigue cabreadísima con esta realidad que nos disfrazan con pelotas los pelotones de pelotillas para que no veamos los pelotazos.

Vaya, ¡¡¡que estoy hasta las mismísimas (pelotas)!!!


Para compensar este desahogo, os dejo unas fotografías...
Feliz tarde, navegantes. Feliz tarde a pesar de todo.









Fuente de las imágenes

Fuente de la última imagen

7 comentarios:

Ripley dijo...

pan y toros como se decia antes. somos idiotas o por eso nos tienen los que mandan. ahora unos dias de paz informativa porque lo que manda es que entre la pelotita, luego si ganamos mas de lo mismo y si perdemos pues tambien. entre tanto los ladrones a lo suyo y los politicos tambien. si es que no tenemos arreglo y este mundo en que sobrevivimos tampoco.

yo estoy q me subo por las paredes cuando con la que estaba cayendo va rajoy y se nos marcha a polonia a ver un partido de futbol, claro un avion es barato, pecata minuta, total fueron y vinieron en el mismo dia, si es que somos de un tiquismiquis que damos asco.

un beso

Campurriana dijo...

En realidad, Ripley, no creo que sea importante lo de Rajoy. Eso, sinceramente, a mí no me importa en absoluto. Desde mi punto de vista, es un argumento de muchos que quieren echar más leña al fuego con explicaciones también populistas. Parece que el populismo manda últimamente. Muy triste.

Si saliese el ministro "de Windows" dando explicaciones claras sobre esta especie de rescate que tenemos encima pues más contenta aún...porque, además, es lo que concierne a su Cartera (me refiero a la ministerial, claro). Pero bueno, esto ya sería mucho solicitar...

Gracias por compartir.

Juan Nadie dijo...

Vaya, que estás cabreada. No te preocupes, no eres la única.

Magníficas fotografías.

Douce dijo...

No creo del todo que por muchas pelotas que rueden la gente no sepa lo que está ocurriendo... Si es que alguien sabe cómo parar esta carrera que no sólo nos afecta a nosotros. Sigo pensando que esto es una fila de fichas de dominó que una tras otra se van desplomando. Hasta los que están en el ajo no saben cómo pararlo.

Es algo lógico, que , impotentes, el personal se acoja al 'furbo' como alivio. En los balcones aparecen tímidamente alguna bandera por agarrarse a algo. Ya ni siquiera las tienen todas consigo eso que llaman La Roja... No digo nada si a ese 'chupa-chups' que ahora entretiene, le toca también la 'prima de riesgo', porque hasta entrenador y jugadores se sienten 'responsables' y hasta juegan 'encogidos'.

Sólo hay un medio remedio: que no dependamos demasiado de lo que vemos, nos cuentan, nos disfrazan, nos silencian.

"¡Sálvanos, Gran Hermanastro!"

Voy a darme un paseo en góndola por Venecia y tomaré un desayuno frente a la Fontana de Trevi ... Gracias por ofrecérnoslo

¿Qué te parece?

Sebastián Navarrete dijo...

Todos tenemos la culpa de la situación a la que hemos llegado, es cierto que no todos en al mismo nivel. Dentro de unos años volveremos a votarlos (derechas o izquierdas, me da igual) volverán a engañarnos y nos seguiremos quejando. Todo está en nuestras manos, no hay que esperar a otras elecciones, cuando queramos podemos decir basta.

Juan Carlos dijo...

Los romanos lo tenían muy claro: para que la plebe no molestara ahí estaban los panem et circenses. Ahora, "el fúrbo" y "belenestébanes"
Salu2

XuanRata dijo...

Yo casi que prefiero hablar de las fotos: trabajos como este de McCurry me devuelven esas esperanzas maltrechas que nos deja lo cotidiano.

Un abrazo.