18 de julio de 2012

Me siento como esa mujer de Hopper



Me siento como esa mujer de Hopper con mirada perdida. Sólo me inspira ahora este saloncito para colgar cuadros escatológicos, nostálgicos, apagados. Quizá es que el país nos lo están volviendo del revés sin apenas darnos cuenta o al menos dándonos cuenta demasiado tarde; como el que va al médico ya con el tumor dueño y señor del cuerpo dormido, o como la mirada de esas protagonistas que sufren sobre la cama mientras la luz entra suavemente por la ventana, queriendo despertarlas, "esperanzarlas" sin esperanza alguna...

Y así es como apareció esta fotografía. Pensaba literalmente en la mierda

Fuente de la imagen

7 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Seguro que hay algo al otro lado de esa ventana que te motive.
Besos.

Juan Carlos dijo...

Menos mal que llegué al final porque por un momento pensé que te ibas a dedicar a las cosas de ultratumba...
Salu2

Campurriana dijo...

Pedro, aún así no podrán con la ilusión de Campurriana. No lo merecen. Esa luz que entra por la ventana puede con todo.

Juan Carlos, sobreviviremos entre tanta M. Somos más fuertes de lo que parecemos y la ultratumba para más adelante...(o que vayan pasando ELLOS).

Feliz día a todos los navegantes honrados.

Anderea dijo...

"Feliz día a todos los navegantes honrados".

De los otros olvídate en cuanto puedas, Campu.

Pues tu última foto me hace pensar en lo a gusto que se va a quedar la niña que llevas en ti deshaciéndote de tanta porquería. Fíjate cómo están preparándose ya los piececitos. Son fantásticos.

¡Qué placer tirar de la cadena o apretar el botón!

Un abrazo, Campu.

Luna dijo...

Pues...estamos apañados!!!(que diria tu abuelita.
Besitos.

Douce dijo...

Mientras la ventana de la habitación esté abierta y nos deje entrar la luz y enseñarnos que a pesar de todo hay siempre sol... Es que tenemos VIDA.

Buenas noches, Campu

Campurriana dijo...

Ay la abuelita. ¡Cuánto la echo de menos!

Anderea, me ha encantado eso de tirar de la cadena o apretar el botón.
:)

Douce, te deseo también felices y soleados sueños (y despertares).