30 de septiembre de 2012

Ya tienen excusa



Debo decir que no estoy últimamente lo bastante "desinformada" para hablar de ciertos temas. Sólo comentaré por lo que presiento, lo que siento, nada más. He escuchado por parte de personas que han estado allí, que se montó una frente al Congreso, que había encapuchados que reventaron lo que podría ser un concentración muda llena de fuerza. Siempre aparecen para reventarlo todo y para ofrecer fácilmente la excusa de que todos los que no estamos dentro de sus jaulas doradas somos unos pulgosos y unos maleantes. El país está herido y no se ven visos de mejora por ningún lado, porque la valentía de cambiar lo que está podrido realmente no existe en este Gobierno de cobardes y de medidas que siguen siendo asquerosamente populistas por mucho que nos cuenten Rajoy y sus secuaces.

Todos, en mayor o menor medida, conocemos soluciones para empezar a mejorar una situación que sólo nos llevará al desastre si seguimos dentro de ella. Nuestra democracia-dictadura no ayuda porque los que pueden hacer algo para cambiar son los que poseen precisamente esos privilegios que debieran desaparecer de una vez por todas. Efectivamente, la voz del pueblo tiene que ser callada por todos los medios, manipulada por todos los medios...

Hay mucha gente de bien entre las multitudes. Me atrevería a decir que una mayoría que cada vez será más grande porque más grande será la desesperación. Imagino la situación crítica de una familia en paro o con sueldos cada vez más reducidos por decretos-destruye-derechos-de-un-plumazo, con hijos, con sus únicos ahorros en preferentes...no sé...imagino situaciones muy difíciles que cada vez me cuesta menos imaginar...

Soy consciente también de que tenemos que cambiar demasiados conceptos porque la vida que nos espera no será igual. Existirán proyectos personales y no empleos bajo sueldo, existirán muchas más desigualdades, mucha más miseria...

Es cierto: el mundo que viene no me gusta. Me da miedo. 
No por miedo a la lucha constante, que creo es necesaria siempre, sino por miedo a que nos convirtamos en lobos.


5 comentarios:

Logio dijo...

Si hubiera prosperidad nada de esto ocurriría así que si salimos de esta hay que pensar en crecer de forma sostenible y no dentro de burbujas.

Sergio DS dijo...

Me temo que no vamos por buen camino y la cosa cada vez se aleja más de acabar ni bien ni regular.
Entiendo la indignación, pero, si se dejan llegar al Congreso, ¿qué pasaría? ¿se expoliaría? ¿se quemaría?.
Me da miedo, hace tiempo que escucho mucho aullido y poco razonamiento.

Campurriana dijo...

Logio, evidentemente las burbujas no debieran aparecer más. Aún no lo tengo claro, la verdad...sigo escuchando por ahí barbaridades tales como intención de compra de piso para "invertir". El país sigue lleno de especuladores en potencia o, lo que es lo mismo, de generadores de pobreza. No olvidemos que no sólo los políticos hacen daño.

Sergio, me ocurre lo mismo. Cuando vi por primera vez esas palmas abiertas en Sol con ese silencio, realmente me emocioné. El pueblo ahí estaba verdaderamente hablando sin ruido sucio. Es una lástima que siempre existan alborotadores y delincuentes entre las buenas intenciones que mucha gente lleva a las calles. Y no digamos las banderas que colocan encima a cualquiera; éstas me ponen enferma.

Interesados, por supuesto, hay en todas partes.

Yo no sé qué debiéramos hacer en esta situación, Sergio. No tengo ni idea, la verdad...

ohma dijo...

Me gustó leerte. Expresas la misma inquietud que tenemos millones ya.
Saludos

Campurriana dijo...

Ohma, me asusta esa inquietud.