19 de enero de 2013

La entrevista

 




8 comentarios:

ripley dijo...

cualquiera que haya hecho ciclismo de competicion como es mi caso sabe que hacia trampas, punto. otra cosa son los apaños, los silencios o los pagos porque aquello no saliera a la luz.

basta recordar su manera de pedalear, esa cadencia tan propia de las maquinas. yo siempre lo tuve claro.

Juan Carlos dijo...

Opino como Ripley. Sólo con pasta y chuletas no se podía ir como iba. Lo malo del deporte de altísima competición es que es difícil no caer en la trampa de hacer trampas por las presiones de patrocinadores, empresas, mediáticas, etc.
Salu2

Campurriana Campu dijo...

Había oído algo sobre la noticia, las noticias que rodearon siempre este caso.

Esta mañana me he parado a ver la entrevista; a observarla, escucharla con atención...

Es, sin duda, un hombre frío. O eso parece después de todo lo que ha ocurrido...lo que sigue ocurriendo. Hablo de las impresiones que me ha producido esta historia, claro...He visto, sin embargo, a un padre, a un hijo, un marido...Quizá sólo lo haya hecho por ellos...pero ni siquiera un hombre frío puede soportar estas presiones y mentiras toda la vida. Sobre todo con el espectáculo creado alrededor, con las personas a las que ha decepcionado una y otra vez...Ya conocemos, además, el circo que se monta por intereses de tantos. Y la bola sigue aumentando, girando, haciéndose más grande...

El peso de la mentira es enorme. Quizá en América, algo más..

Campurriana Campu dijo...

Juan Carlos, si tiran del hilo seguirán saliendo responsables y culpables y ya no sólo hablando de este caso sino de otros tantos presentes y pasados. Pero claro, por dinero se puede convertir todo en espectáculo a pesar de lo que se lleve por delante...

Logio dijo...

Dicen que ganó dinero con ella.

Campurriana Campu dijo...

Ahora que, imagino, habrá perdido tanto...

Douce dijo...

He dejado de oír la entrevista, no he podido terminar. No me cabe en la cabeza que nadie pueda aguantar años y años negando de lo que era acusado.

Frío, se necesita mucho 'hielo' dentro para mantener con tanta frialdad su mentira. ¿Y todos los demás que se lo propusieron, se lo recomendaron, lo ocultaron y callaron? Eso no es acción de una sola persona.

Me deja seco y no sé cómo entender la confesión de su verdad. Hasta mi perra es consciente y reconoce cuando ha hecho simplemente lo que le pide su instinto.

Nunca comprenderé las falsedades

Campurriana Campu dijo...

Náufrago, en la última parte habla de su familia, de sus hijos...Es bonito hacerlo; es cierto. Yo no creo su arrepentimiento al cien por cien porque ya se le advierte frío y calculador. Pero sí creo en el sufrimiento aunque a veces llegue demasiado tarde...una vez envuelto con tanto papel de regalo, se intentó mentir a sí mismo para seguir sobreviviendo dentro, eso sí, de ese narcisismo del que habla...

Es cierto. Difícil de comprender.