1 de marzo de 2013

Un país que se desmorona...

Alyssa Monks

Un país que cada día duele más.
Nos hemos convertido en máquinas horribles.
El dolor ajeno alivia.



¿Cabe sitio para la esperanza?
Y no me hablen de Felipe y Letizia, queridos amigos del hexágono.