10 de abril de 2013

Dos despedidas



AVISO A NAVEGANTES: escribo mis impresiones personales basadas, sobre todo, en sentimientos y vísceras. Debo reconocer que apenas en conocimientos por lo poco que he conocido de ellos. Seguramente, nada. Apenas, nada. Espero sepan perdonarme todas la partes.

José Luis Sampedro

La primera vez que lo vi fue en una entrevista en la que le acompañaba, creo recordar, su mujer...me gustaron sus frases, su actitud jovial y casi utópica a pesar de la edad, su alegría de vivir y disfrutar cada minuto de su existencia. Quizá, lo que menos me ha atraído de su figura, es el aprovechamiento político de la misma. Interesados que buscan un "personaje" como Sampedro los hay en todas partes, ¿para qué engañarnos?. Siempre ofrecen buena sombra y los votos son mucho más fáciles de conseguir, mucho más "bonitos", cuando uno se liga a pensamientos que seguramente harían del mundo un lugar mejor si quitamos, eso sí, alguna que otra pequeña raspa. ¿Quién no tiene alguna?.

¿Y qué voy a decir de Saritísima?

Pues que ha tenido una vida lo suficientemente extensa como para que cupiesen en ella tantas y tantas cosas, tanta Historia e historias. Una de esas personas que no era igual a las demás; era, de hecho, diferente a todas las demás. Me parecía valientemente sincera, débil y a la vez más fuerte de lo que ella creía. Bellísima, por supuesto. Consciente de sus limitaciones y sin miedo a expresarlo. Me quedo, Sara, con tu voz suave y con esa bondad que transmitías. 

Feliz viaje a los dos. Os recordaremos.


6 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Descansen ambos. Únicos, cada uno en su aspecto.

ripley dijo...

El "Pichi" de la peli no tiene desperdicio, a mi es donde mas me ha gustado aunque no sea politicamente correcto en estos tiempos que corren, a parte de eso de acuerdo en todo lo que dices de ambos.

que cada uno emprenda viaje en la direccion que se halla ganado en vida.

besos

Douce dijo...

Ambos, de distintos ámbitos, han aprovechado vivir sus vidas. Conozco algo más del primero. He leído algún libro de él y en el que más me detuve y aprendí de su vida y su labor literaria. El libro que tengo ahora en mi mano se titula "Escribir es vivir' En realidad se trató de un curso que dió el verano de 2003 en la UIMP de Santander y cuyas conferencias las grabó y luego les dio forma su esposa Olga Lucas, su alma. Aprendí algo de su vida y de su obra y lo que suponía para él 'escribir'

"Si trato del arte de vivir de un modo tan estrechamente vinculado a la creación es porque en mi caso escribir ha sido y sigue siendo una necesidad vital. Cuando digo que la vida y la obra están entremezcladas es porque hacer y hacerse son las caras de una misma moneda", dijo en una de sus conferencias.

De su lectura saqué provecho. Su 'indignación sin violencia', junto con su coetáneo Stéphane Hessel tuvo tintes entre la 'propaganda' y la indignación, en mi opinión.


De (María Antonia Abad) no conozco casi nada, he oído algo más de Sara Montiel. Creo que ésta ha vivido a su modo y me parece muy bien. Creo que ambos han VIVIDO.

Campurriana Campu dijo...

Únicos. De eso no hay duda, Juan. Cada vez nos vamos quedando más solos...creo que vamos a echar de menos la ilusión que ponían algunos en vivir, simplemente vivir...muchas filosofías de vida perdidas con nuestros abuelos también. Espero vuelvan/volvamos a aprender...

Ripley, gracias por recordármelo. Ese chulapo siempre me ha gustado.
:)

Náufrago, sin duda él tenía una forma de pensar que engancha. Un hombre ameno aunque últimamente, por desgracia, desencantado con este mundo que hemos creado basado en tantos absurdos. De lo de indignación sin violencia....buff...ríos de tinta caerían si nos ponemos a examinar los cambios de la Historia. Miedo da, desde luego...

Y de Sara...pues yo creo sí aprovechó la vida a su manera...disfrutó y sufrió...eso es vivir, claro!

ñOCO Le bOLO dijo...


No nos quedamos solos. Dejan mucho. Lo que pasa es que sentimos pena de que no se vaya otros.

· bicos

· CristalRasgado · & · LaMiradaAusente ·


Campurriana Campu dijo...

Has dado en el clavo, Ñoco. Ya sabes eso de "mala hierba"...
;)