1 de agosto de 2013

El silencio de Santiago de Compostela










En una ciudad tan pequeña como Santiago, se nota aún más este vacío.

7 comentarios:

Sergio DS dijo...

Pequeña en tamaño, por todo los demás muy GRANDE.

ripley dijo...

y en una grande como Madrid tambien se notó, yo no pude evitar las lagrimas ni ese dia ni los siguientes, ni en el primer aniversario cuando sonaron todas las campanas de Madrid.

un beso

Campurriana Campu dijo...

Sergio, no se me va de la cabeza. Demasiadas personas tocadas por esta desgracia. Demasiadas que conozco entre los que colaboraron como trabajadores y las víctimas indirectas.

Ripley, no lo dudo. Es una forma de escribirlo pero al lado de ese fatídico día, Madrid se quedó muy pequeña. Muy grande también. Como es ella...

Un abrazo.

Douce dijo...

Campu.
Santiago no es pequeña, es grande en muchos aspectos. Lo que ocurre es que sus habitantes, probablemente, se sienten más 'pequeños', más desvalidos, más solos después de ceremonias y ayudas. Quizá tardará un tiempo que puedan recuperar la vida normal, pero en el fondo pueden sentirse grandes por lo que habéis hecho.

Me imagino que la ciudad se ha encogido de pena, de dolor, de impotencia , cuando en otros sitios se dedican a otros 'oficios'.

Ánimo, Campu, comprendo cómo podéis sentiros, cuando oigáis de nuevo el tren del dolor y el vacío.

Besos: Douce también lo siente

mariajesusparadela dijo...

No hay consuelo. Ni lo habrá.
Pero la vida sigue.

Campurriana Campu dijo...

Claro que sigue y tiene que ser así. Lo siento mucho por los que aún están más cerca de todo esto porque, sin duda, son los que van a sufrir verdaderamente el resto de sus vidas.
Poquito a poco, todo volverá a la normalidad. Como tiene que ser.

Un abrazo. Felices sueños de agosto.

Merce dijo...

:(

...