10 de mayo de 2014

Yago Lamela y su trayectoria


He sentido mucho esta noticia. También me ha cabreado. Me explico. Creo que detrás de esta muerte (ocurriera lo que ocurriese) hay varios responsables. El principal es él, supongo... Si es que hay algún responsable en esto de la depresión. Si es que podría denominarse "responsable" a una mente débil...

Es cierto. Hablo por hablar porque, obviamente, no conozco el caso personalmente, ni la trayectoria de este hombre de tan solo 36 años de edad. 

Quisiera, eso sí, decir que estoy cansada de tantas sanguijuelas que pululan por esos mundos del deporte de élite. Culos gordos que se alimentan, como buenos intermediarios, del tremendo esfuerzo de deportistas que lo dejan todo por aquello por lo que luchan de una forma sobrehumana. Culos que siguen estando gordos y que se olvidan de los que ya no están en lo más alto porque de éstos, claro, ya no pueden chupar sangre fresca.

Deportistas tirados, como Yago Lamela, ha habido y habrá unos cuantos y muchos siguen una senda semejante. Es una pena. Y una vergüenza en muchos sentidos. Una falta de ella, más bien...

Me viene a la mente ahora, no sé por qué motivo, el presidente del Comité Olímpico Español que no sabía ni hablar inglés. ¿Para qué?...
¿Y los del Programa ADO? ¿se han preocupado de verdad de que los deportistas de alto nivel tengan ciertos apoyos necesarios después de los grandes éxitos?...

Estos sucesos nos definen muy bien y, desgraciadamente, seguirán repitiéndose porque interesa. 

Poderoso caballero que jode tantas cosas.

3 comentarios:

Jota Ele dijo...

Hacía tiempo que no pasaba por tu saloncito, Campu. Asumo mi culpa aunque, en mi descargo, he de decir que llevo una temporada de trabajo que no se la deseo a nadie. ¡Mira que hago porque me despidan! Pero como si nada. Menos teniendo en cuenta que soy el jefe y dueño del cotarro.

Yago Lamela ha muerto de un infarto. Parece que no ha intervenido su famosa depresión. Es más, parece también que estaba lleno de planes y se iba a presentar a los cursos de Entrenador Nacional. En definitiva, una pena que, en plena juventud, se nos haya ido un deportista de los grandes.

Puedo estar de acuerdo contigo parcialmente en lo de las "sanguijuelas" que pululan no sólo en el deporte, sino en todos los órdenes de nuestra sociedad. Supongo que habrá de todo. Personas abnegadas y eso, "sanguijuelas" de grueso y orondo pompis, que se ponen hasta las trancas de comer y beber en restaurantes de cinco tenedores a costa no ya de los deportistas a los que dicen representarm sino a costa nuestra también.

Ahora bien; en lo de hablar o no hablar inglés ya no estoy tan de acuerdo. Y te lo digo yo, que hablo, escribo y traduzco inglés de forma correcta desde aquellos años, (¡madre mía, lo que ha llovido ya! en los que hice un máster en la Universidad de Berkeley). Ya sé que, hoy día, si no hablas inglés poco menos que no eres nadie pero... ¿Cuál es la razón por la que haya que hablar inglés en cualquier estamento mundial y no en nuestro propio idioma? Y eso que nuestro idioma es uno de los más importantes del mundo y, desde luego, mucho más rico desde cualquier punto de vista que el inglés. ¿Por qué no damos a valer el español? Nunca lo entenderé. Lo cierto es que si no hablamos en inglés, somos unos apestados exentos de la más elemental cultura. Sigo sin entenderlo.

Vuelvo a preguntar. ¿Cuántos directivos deportivos o políticos ingleses o norteamericanos hablan español? ¿Son ellos tachados de incultos?

¡Hala! Ya me he explayado.

Kisses. (Perdón, he querido decir besos) ¿Lo ves? ¡Ya se me ha ido la olla!

Ripley dijo...

Una mente débil. Conozco muy bien lo que es eso y la depresión que en mi caso me acompaña cada dia aunque ella tenga su espacio y yo el mio desde hace dieciséis años.

Pero cuando le da por salir de su rinón es terrible.

te contaré una cosa, un tío mio murió en los años veinte del pasado siglo al tratar de escaparse del psiquiátrico donde estaba encerrado, llegó al muro, lo saltó y cayó mal del otro lado.

No entro ni en estómagos agradecidos ni tan siquiera en el inglés aunque estoy de acuerdo con Jota en lo de cuantos foráneos hablan español.

Para mi lo importante es la persona. Hubo un ciclista con las mejores condiciones físicas para ganar el tour de Francia, pero era de mentalidad débil y eso podía mas que sus piernas.

En el caso de Yago. Cuatro medallas, mejor saltador blanco y récord europeo durante una década, parece claro que un infarto se lo ha llevado de nuestro lado. La pregunta es ¿Quien se acordaba ya de él pongamos por caso en Córdoba?

Los españoles somos así.

Descansa Yago de tus problemas y depresiones. Duerme tranquilo. Que algunos sí tenemos memoria.

La foto es preciosa.
besos Campu.

Campurriana Campu dijo...

En este post pretendía que la esencia fuese una crítica a estas organizaciones de mil nombres (en este caso, en el ámbito del deporte pero podríamos tratar cualquier ámbito), en las que habitan seres que se dedican a poner la mano a final de período para cobrar lo inmerecido en muchas ocasiones. No he vuelto a leer nada sobre la muerte de Yago. Es lo de menos. Ha sido olvidado como tantos otros en situaciones similares. Quién sabe qué lleva detrás este infarto, estas depresiones...Ya se preocuparon, por cierto, de que apareciese una noticia en la que dejaban ver que él era el que había rechazado las ayudas de las organizaciones de nombres rimbombantes, pero todos sabemos cómo se cuecen las noticias en este teatrillo en el que vivimos. Vaya, que no me fío mucho de lo leído en estas prensas...

Lo que quería hacer era una crítica a estos olvidos que, efectivamente, son olvidos injustos y reales. También, como dice Ripley, por parte del resto de la población. Estamos dirigidos hasta en esto... No hay más que ver el fútbol y su poderío para darse cuenta.

Por cierto, yo no soy la que defiendo el inglés frente al español ni ligo la cultura con el conocimiento de uno u otro idioma. La realidad es la realidad y el inglés de momento se ha consolidado como el idioma de los negocios. Digo yo que el español que pulula por el Comité Olímpico Internacional tendría que saber hablarlo. Pero bueno, quizá esté equivocada...

Un abrazo a los dos.

Jota Ele, el otro día me acordé de ti. Pensé en enviarte alguna señal de humo. Hacía tiempo que no me llevabas la contraria, jeje...
Me alegro de ver que todo va bien.

Ripley, la fotografía me gustó mucho a mí también. Es muy bonita.

¡Hasta siempre, Yago!
Formas parte de la Historia con mayúsculas. Ahora y siempre.