17 de diciembre de 2015

¿Por qué invita Risto a personajes que no le interesan?



El Juli no tenía que haber ido a tu programa. La entrevista ha sido patética por tu comportamiento, Risto. Muchas incongruencias y, sobre todo, mucha intolerancia y falta de respeto por parte de los que, curiosamente, se hacen (os hacéis) llamar tolerantes. A la mayoría de vosotros os importan nada los animales. Lo de tocar los cojoncillos es otra cosa. Eso os encanta.



Esto le escribía a Risto en su blog, justo después de ver la entrevista a El Juli y con la sangre aún hirviendo. Y no hablo de toros en esta entrada sino de respeto a las personas. Me pareció la peor de las entrevistas que he visto en su programa y con diferencia. Y eso que incluyo la del sacerdote aquél que ejercía de exorcista, que tampoco entiendo por qué lo invitó en su día... Es verdad, ésa también fue nefasta y acabo de recordarlo.

Risto, si te vas a dedicar a masacrar al personaje, a la persona...es mejor que no lo invites. Si no eres capaz de tratar con respeto a los que no piensan como tú en temas tan delicados como éstos, entonces no intentes hacer un circo de ello. Huele a desesperación por la captación fácil de audiencia y nada más. Y eso se nota mucho y no aporta nada a nadie, salvo algún tuit relámpago que no llegará a ningún sitio.

A mí me contrarió porque considero que una entrevista en cualquier medio de comunicación tendría que traducirse en una conversación medianamente tranquila, en la que el entrevistador desnude al personaje con formas suaves, serenas, distintas desde un comienzo de las que tú aplicaste para generar una tensión totalmente inútil, si pretendes dar categoría al programa. Y posteriormente y para rematar, la siguiente encuesta nada trabajada....pinchar en Google y preguntar por las tres desgracias que le ocurrieron en 2013 al torero una detrás de otra: un accidente de tráfico, una cogida y un robo en Portugal. En fin... no sé. Yo considero que toda persona tiene algo que contar. La clave está en que se sienta cómoda en la charla, en que el entrevistador, al menos, muestre un poco de interés por lo que está contando y se informe antes de enfrentarse al entrevistado; se moleste en informarse al menos un poco para no caer en lo de siempre, en lo que ya estamos hartos y hartos de escuchar...

Risto, tú no eres un tuitero-bloguero cualquiera. Tú tienes un papel que conlleva mucha responsabilidad. Deja tu disfraz de malote a un lado y te aseguro que te irá bien. Lo estabas consiguiendo. No la fastidies ahora.

2 comentarios:

Chaly Vera dijo...

¿Y el aludido no lo mando a la mierda en vivo y directo? Seguro que no.
Posiblemente el tal Risto los escoge a proposito para darselas de hombrecito macho.

Abrazos

Campurriana Campu dijo...

Pues no, Chaly. Cometió el error de acudir a la llamada del Tarzán de la televisión.