13 de enero de 2016

Va de despedidas...


Ignacio Salas salía en televisión cuando yo era niña. Cuando yo era niña lo admiraba por esa gracia tan característica de su lengua, a veces bífida y muchas veces ocurrente. Era la televisión de locura ochentera: novedosa, atrevida, fresca, ilusionada e ilusionante, ingenua. Era la televisión que recuerdo con cariño y a la que echo de menos, sabiendo que no regresará nunca así, como no regresa la inocencia al cuerpo adulto y ya somos todos muy adultos para inocencias televisivas. Porque no somos los mismos, porque nunca volveremos a ser los mismos y lo asumimos, no sin tristeza y resignación.



¿Qué decir de David Bowie? Ahora ya no podré verlo en directo y lloro por ello. Se nos van los monstruos de los ochenta y más. Bowie, animal hermoso al que no me hubiese importado acariciar.



Buen despegue y aterrizaje. A todos los muertos que, de alguna manera, seguirán vivos para siempre.

7 comentarios:

Douce y el Náufrago dijo...

Campu
Tú vas viendo aquellos que te animaron cuando eras niña, se han metido en ti y los tienes en parte de ti. Estamos hechos de muchos que se van yendo. Ahora vuelven aparecer, cuando se nos van.

Eso te pasa a ti. Yo estoy lleno también de vivencias mucho más lejos que los tuyo. Podría decir que se me van muchos y estás pensando en cada día.

Hace una hora (- es otro asunto, también -) he visto lo que entraba en eso que llaman Cortes … y me dije: no es mi sitio . Lo haré a mi modo, menos mal que Berta es de este mundo de todos los tiempos.

Bonsoir!

Juan Nadie dijo...

Efectivamente, hay muertos muy vivos, porque se lo han merecido. Es un privilegio.

Ripley dijo...

Es que los que fuimos adolescentes en los ochenta tenemos un plus que otros no pueden siquiera imaginar, pero ni en sueños.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Se irán, como nos iremos todos. Pero ellos dejan algo durante mucho más tiempo que cualquiera de nosotros.
Besos.

Campurriana Campu dijo...

Oh Nau, es verdad...estamos hechos de muchos que se van yendo. ¡Qué gran verdad! Y ¡qué bella!

Juan, muchas personas son un gran privilegio. Tenemos que disfrutarlas, aprovecharlas, amarlas...amar aquello que hacen...

Ripley, siempre lo pienso. Los ochenta fueron un regalazo: una gran explosión de novedades y esperanzas.

Pedro, intentemos dejar algo bueno tras nuestro paso efímero por este mundo de locos... Te adelanto que estás en muy buen camino ;)

Maribeluca dijo...

Desde luego, vaya entrada de año...

Era muy divertido "Y sin embargo te quiero".

Me ha impresionado lo de Bowie porque acababa de ser noticia por el disco y su cumpleaños y desconocía su enfermedad, pero más aún lo de Alan Rickman que me parecía un actorazo poco aprovechado.

Y ayer el de los Eagles...

Campurriana Campu dijo...

Muy dura esta entrada de año, Maribeluca. En todos los sentidos...