22 de abril de 2016

El misterioso Prince





El misterioso Prince se apagó anoche. Otro de mis cantantes de infancia y juventud. Un ser pequeñito pero con gran personalidad allá por los ochenta. Lo recuerdo con cariño. Como a tantos otros que decoraron mi banda sonora, en esos años mágicos en los que uno descubre que hay personas que han nacido para decorar y dulcificar esta vida, un tanto desolada. Es necesario. Tan necesario como otras cosas que también son muy importantes.

Pero no lo pensemos demasiado. Disfrutemos de sus obras, de su talento, de su arte y de su forma tan original de comerse el mundo, en aquellos años tan especiales en esto de sorprender.

Prince. Otro al que iría a ver si pudiese. Ahora, definitivamente, tendré que esperar para verlo. O ya nunca lo veré. ¿Quién sabe?

Dicen que era muy buen amante de las mujeres y no me extraña... Los divos tienen algo sexy en esto del amor y la pasión...
Dicen que también sufrió mucho. No dudo de eso porque la vida en la cresta de la ola no suele ser fácil. A la vista está por estos finales a los que nos acostumbran las estrellas que se van apagando.

Queda su música, sus movimientos, su ambigüedad; en aquellos años novedosa, fresca, especial...

Hasta siempre, mi querido Prince. Y gracias...

No debemos olvidar su canción Nothing compares to you...más conocida en otra voz pero a él...da gusto escucharlo...

4 comentarios:

Ripley dijo...

Dicen por ahí que una vez se le preguntó a Eric Clapton que se sentía al ser el mejor guitarrista del mundo y éste respondió: "Y yo que sé, pregúntele a Prince".

Creo que solo Elvis está un peldaño por encima de este pequeño grandísimo hombre que lo hacía todo en sus discos, tocaba y grababa todos los instrumentos, tambien era un enorme compositor y Purple Rain probablemente sea uno de los tres mejores vinilos de la historia de la música pop.

He leído que con siete añitos aprendió a tocar el piano ¡¡¡de oído!!!, jodeer y yo que me estoy volviendo loco con la guitarra, eso sí me tiene bien entretenido.

Ha muerto Prince, joven como Janis, como el propio Elvis, como Bessie Smith, como Billie Holiday, como Hendrix, como Ritchie Valens, como Buddy Holly, como Otis Redding, como Sam Cooke, como Lennon, como Cecilia, como Nino Bravo, como Bruno Lomas, como Eduardo Benavente, como Enrique Urquijo, como Antonio Vega, como Carlos Berlanga, como Manolo Tena...

Descanse en la paz de Dios.

Estos son días de gran preocupación e inquietud pues el hijo pequeño de una muy buena amiga bloggera y mejor persona se encuentra en estado muy grave. No me ha pedido que rece por él pero sí que necesita de mis pensamientos positivos. Mis oraciones desde que me enteré piden porque este muchacho supere su dolencia y salga adelante, desde luego, ¡que injusta y cruel es la vida!...mientras tanto yo que ya hice todo lo que debía cuando estaba sano, sigo aquí en una desesperante prórroga que no acaba nunca pero que cada poco me avisa que las cosas van inevitblemente a peor.

Campurriana Campu dijo...

Prince era un hombre con mucho talento para la música. Un artista como la copa de un pino. Siempre me gustó verlo sobre el escenario y nunca he llegado a ir a uno de sus conciertos. Me quedo con las ganas, Ripley. ¡Con muchas!

Oh Elvis! Ayer volví a disfrutar de sus flecos.

Siento muchísimo lo del niño de tu amiga bloggera. ¿Hay algo más duro para una persona? La vida pone pruebas muy difíciles y al final todos vamos saliendo de ellas más o menos heridos. Somos más fuertes de lo que parecemos pero ¿tanto?
Lo siento mucho, Ripley. Y tú ¡a seguir prorrogando! Aún tienes mucho que dar.

Alfred dijo...

Como buen artista y muy apreciado que fue, tengamos un momento de reflexión en su memoria. D.E.P.

Campurriana Campu dijo...

Alfred, te acompaño en ese momento. Por los que se fueron y nos dejaron tanto...