8 de mayo de 2016

Bendito el que siente aún esperanza en el futuro...


Bendito el que siente aún esperanza en el futuro de la sociedad.
Bendito e ingenuo.
Si queréis vivir tranquilos de verdad, tendréis que asumir que la esperanza debiera residir en el futuro personal de cada uno de nosotros: de nosotros mismos.
No esperéis nada de nadie. Seréis menos infelices.

2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

gracias a la esperanza seguimos viviendo
Nosotros podemos cambiarnos a nosotros pero no al mundo
empecemos por casa primero
Me ha encantado como escribes

Campurriana Campu dijo...

Recomenzar, gracias por tus amables palabras. Escribo lo que me apetece. Éste es uno de esos saloncitos "inclasificables". Con cada visita, me podréis conocer un poco más, para bien o para mal...
Escribo para desahogarme. Siempre lo he hecho. Incluso, cuando el desahogo era sobre papel y no sobre pantalla.

Empecemos por casa. Ésa es la clave.

Bienvenida siempre que quieras.