9 de junio de 2016

Obcecada





obcecar
Del lat. obcaecāre. 


1. tr. Cegar, deslumbrar u ofuscar. Los nervios obcecaron a Juan y no supo contestar a las preguntas. U. t. c. prnl. Se obceca en su idea y no reacciona.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados




Pues eso. Hoy me he sentido así por la tarde. Intentando solucionar trámites pendientes y obcecada con tantas y tantas cosas...
Vaya, que no he sido capaz de adelantar nada. He estado, como diría mi abuelita, tonteando y tonteando.

Bueno, algo sí he conseguido al final y porque los dioses me acompañaron un ratito. Justo en el momento en el que decidí abrir un libro positivo antes de dormir. Cuando me encuentre ya metida en la camita, ya arropada con una sábana fina y una colcha de verano.
Imaginadme así en breves momentos y acertaréis.

Hoy, por mi Galicia, reina el calor. El bochorno, diría yo. Y no estoy hablando de política esta vez.

Que el sol nos acompañe. Que el agua fresca nos refresque; la de la lluvia de verano y la del mar que acaricia los arenales.

Disculpad mi temática bloguera últimamente.
Estoy rara. Luego, mi saloncito está raro también.

Pues eso. No os obcequéis. No se llega a nada y se pierde mucho tiempo de vida en los caminos de la obcecación. 
Carpetazo y para el día siguiente.

La clave...no agobiarse con el pasado, no estar ansioso por un futuro que no conocemos aún. VIVIR EL PRESENTE Y YA SE IRÁ VIENDO...

¿Algo que añadir?

Felices sueños y despertares, navegantes de esta isla (un tanto revuelta últimamente). 

2 comentarios:

Chaly Vera dijo...

Asi es, vivir el presente y cada instante como si fuera el último.

Besos

Campurriana Campu dijo...

Chaly, cada día lo tengo más claro. La vida es esto. ¿Cómo nos complicaremos tanto los seres humanos?