31 de enero de 2007

Madrid de noche...


Un pequeño homenaje a esta ciudad que cuando quiere ser dura, se convierte en un lugar frío y desolador...y cuando quiere ser fascinante, se convierte en un paraíso...

4 comentarios:

campurriana dijo...

Y yo, con lo nocturna que soy, me he perdido en esa imagen y he vuelto a los rinconcitos de La Latina, donde ponen la mejor cerveza que he probado en mi vida, a las callejuelas que rodean la Plaza Mayor, a los garitos de Chueca, de la calle Alcalá, al café de Oriente, a los lugares tan especiales que hay en Huertas, a la Dolores a tomar unas raciones y disfrutar de la gente, del bullicio, de las risas...

La Plaza de Santa Ana, La trucha, los mimos, los conciertos en escenarios cercanos, el teatro, el cine, los grandes carteles, las luces, y, en definitiva, la posibilidad de poder elegir...

El mendigo dijo...

Sip, menos belleza, puedes elegir de todo. Si tienes dinero para pagarlo, claro. :p

campurriana dijo...

La belleza también aparece por muchos rinconcitos de la ciudad...incluso, pasear por ellos es gratis y a veces la cultura se puede adquirir a bajo precio...

De todas formas, no niego que en parte tengas razón...el dinero no da la felicidad pero...ya sabes...

;)

Pomps dijo...

es una ciudad que me ha despertado esa sensacion de querer salir pronto para cualquier otro lugar en españa...me sentia tan en casa que no era estar de viaje...