16 de enero de 2007

Tormenta


Al brillar un relámpago nacemos,

y aún dura su fulgor cuando morimos:

¡tan corto es el vivir!

La Gloria y el Amor tras que corremos,

sombras de un sueño son que perseguimos:

¡despertar es morir!

5 comentarios:

Bornemisza dijo...

¿Te suena a algo, Arale?....

Raíña Loba dijo...

No sabía que la poesía era de Bécquer. Me gusta. Despertar es morir, dormir es morir...morimos un poco todos los días, pero también renacemos con cada cosa nueva que vemos.

La fotos es genial, pero muy difícil, una noche en Navarra estuvimos intentando pillar con la cámara algún rayo, pero nada, así que disfruté con el ruido de los truenos, y el resplandor de los relámpagos.

El mendigo dijo...

Algún día pillaré un puto rayo. Algún día...

Una vez estaba en la montaña, cerca del pueblito que da nombre a mi correo, y se puso a tronar. Pero como yo estaba al nivel de las nubes, veía salir los rayos de muy cerca.

Era como colarse en la fragua de Vulcano, que estruendo! Eso sí, algo de miedo sí que tenía, mojado y con una bici con el cuadro de acero debajo de mi culo.

Antea dijo...

Uhmm!! el cuerpo mojado, la camiseta pegada a la piel, el pelo mojado, las gotas resbalando por tú cara....la tormenta....

Por mi cabeza pasan mil imágenes

El mendigo dijo...

Madre mía, vaya día que tienes, tortuguita...