1 de marzo de 2007

Aquí hay.....

"Con la telebasura española pasa lo mismo que con el universo: nada desaparece definitivamente, sólo se transforma, se recicla o cambia de horario"


4 comentarios:

Campurriana dijo...

Una frase suave de Juan Cueto, en comparación con lo que se podría decir de una televisión totalmente podrida a causa del mal gusto, del más humillante morbo social, de la falta de educación y de respeto hasta unos límites que rozan la ilegalidad o ya llegan a alcanzarla.

Personajes que viven en el vertedero, por y para él, y algunos (unos pocos) que se ven afectados también, indirectamente, por esta máquina de hacer dinero y eliminar neuronas...

Y yo me pregunto si estos supuestos informadores, ligados al amarillismo y "rosismo", duermen tranquilos, después de un día rebuscando por los rincones más oscuros de las calles, una foto de la agonía causada por la enfermedad, del sufrimiento de un niño explotado por los medios, de la miseria humana expresada de mil maneras...

Con la pérdida de la dignidad y la posible defensa de un sistema de justicia que yo no veo ni entiendo...¿qué nos queda?...

Menos mal que existen opciones...

El mendigo dijo...

No me merece menos desprecio el Tomate que el noticiero de tal o cual cadena.

Frivolizar sobre tonadilleras me parece aún aceptable, pero el tratamiento que hacen de la información los periodistas me causa náuseas.

¿Alguien sabe lo que pasa en Darfur? Pues si lo sabe, no se habrá enterado viendo el telediario...

:p

Campurriana dijo...

Mendiguiño, ¿qué sería de este blog sin tus comentarios?...menos mal que sigues ahí al pie del cañón...

Pues en este caso mi crítica iba contra los denominados, paradójicamente, programas "del corazón"...no por los que hacen casi todo lo posible por enriquecerse a costa de su desarrollo personal, sino por los que, de otro modo, también ven afectadas sus vidas sin poder hacer nada por impedirlo.

De todas formas, estoy de acuerdo contigo al ver ese tratamiento tan interesado de la información que se ofrece por prensa, radio y televisión...

Quizá haya que pararse a pensar que no se puede crispar de esta manera a la gente porque a la larga traerá muchas consecuencias...Y no me estoy refiriendo a hechos concretos (que entiendo que sí que pueden afectar profundamente el estado general de un país) sino al día a día del periodismo...

El mendigo dijo...

Vale, pues yo me refiero al ABC y la campaña de agitación y crispación que Juan Ignacio Luca de Tena, hijo del fundador, promovió para allanar el camino y justificar la sublevación del ejército de Marruecos.

De hecho, fue el mismo director del periódico quien, mediante su corresponsal en Londres (Luis Bolín), alquilaron el Dragon Rapide que trajo a Franco de Canarias a Tetuán para ponerse al frente de las tropas sublevadas.

Estuve leyendo algunos artículos de la campaña de difamaciones y crispación (que con la Iglesia fueron los dos grandes promotores de la Guerra Civil), y desde luego que recuerdan a actitudes de nuestro tiempo.