20 de julio de 2007

Elio Rodríguez


....estas piezas recrean las historias de El Macho —especie de alter ego del artista—, que impugnan irónicamente los clichés más comunes sobre la identidad cultural cubana. Por un lado, las pinturas reinterpretan sensualmente estampillas de las cajas de Habanos del siglo XIX, y por otro, la cartelística del cine norteamericano de la primera mitad del XX. El efecto satiriza las interpretaciones establecidas, tanto hispanas como anglosajonas, sobre la idiosincrasia caribeña. Rodríguez (La Habana, 1966) ha exhibido sus trabajos en varias ciudades de Estados Unidos y también en Latinoamérica.

1 comentario:

Campurriana dijo...

Es curioso lo que se comenta sobre su exposición "La Gran Salsa":

Elio Rodríguez concibió esta orgía interminable: La Gran Salsa, la eterna fiesta de Eros, colorido y placer. Por desgracia una sazón demasiado fuerte dificulta la digestión y el degustar el verdadero sabor de los condimentos; demasiado sexo mecaniza el orgasmo y hasta, a veces, lo inhibe: demasiada comida termina por asquear aun cuando todavía muchos piensen que a barriga llena, corazón contento...

Supongo que habrá opiniones para todos los gustos...

:)